Intromisiones (Editorial de Francisco Beltrán Andreu, pte del CVCV)

editorialweb“El tiempo -como repetía mil veces a medianoche aquel popular locutor deportivo- es ése juez implacable que coloca a cada cual en su lugar”. Y a éso, lamentablemente, nos tenemos que aferrar en el asunto de los bous al carrer. Durante estos años desde el Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV) lo hemos intentado casi todo: desde la vía judicial, pasando por las alegaciones a las sucesivas reformas, las notas de prensa y denuncias a la opinión pública, las conversaciones con la Consellería de Agricultura y con la de Sanitat, los contactos con los partidos políticos, las alianzas con otros colectivos sanitarios... Casi todo porque, como advertí en una mesa redonda organizada al efecto por el Colegio de Castellón, “tratar de hacer entrar en razón a la Consellería de Gobernación ha sido en este asunto como hablar con un muro”.
   
  Resultó reconfortante, pese a todo y aunque sea a unas semanas de las elecciones, escuchar a un representante de la Consellería de Agricultura hablar de “presiones” y de que, en la última reforma del reglamento, su departamento había realizado unas alegaciones que perfectamente podía haber suscrito el propio CVCV. Sobre la predisposición al diálogo de los representantes de las peñas -que no de los peñistas- lo dice todo el hecho de que no se presentasen al debate pese a ser invitados. Pero el tiempo, como repetía José María García, colocará a cada cual en su sitio y ya veremos cómo se las compone la nueva figura del ‘director del festejo’ para aclararse con los 11 documentos y permisos de los que, según advirtió el propio representante de Gobernación, ahora sólo hay que presentar 4, pero que sí que se tienen que tener y tramitar. Como reconoció acto seguido el concejal de Fiestas de Alquerías, Javier Muñoz -quien sí suele contratar a un veterinario para sus encierros pese a no exigirlo la Ley- es obvio que el  alcalde, el edil o el policía local en el que se pueda delegar tal responsabilidad no está preparado para asumirla. ¿Serán los veterinarios o después de las elecciones se seguirá incumpliendo la legislación?
   
 Porque la sanidad y el bienestar animal es cosa exclusiva de veterinarios y así lo hacemos ver a quien se atreve a cuestionarlo. Y desafortunadamente, no son pocos los que se aventuran en intromisiones a nuestra profesión. Nuestras advertencias, valga la excepción de los bous al carrer, suelen surtir efecto. Fue el caso de un curso de ‘acupuntura para animales’ impartido por un llamado ‘Centro Maya’ al que nos dirigimos gracias a la información dada por un colegiado, para cuestionar la cualificación de su profesorado. No eran veterinarios y tras recibir nuestra misiva pidieron disculpas, alegaron desconocimiento y suspendieron la acción supuestamente formativa.
 
Pese a que el desconocimiento es siempre un argumento socorrido -que no exime de cumplir la Ley aunque sí sirve para envolver de cierta ética la rectificación- en otras ocasiones la candidez no media en  la intromisión. Fue el caso de un ‘dentista equino’ que se ofrecía como tal pese a no ser veterinario. Y lo peor: durante muchos meses nadie le cuestionó su cualificación, seguramente porque todos la daban por hecho. Otra vez la denuncia de un colegiado permitió la detención y ahora la condena. 

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.