El CVCV insiste en sus alegaciones a los cambios en la norma de ‘bous al carrer’ en exigir la supervisión de un veterinario

castellanowebEl Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV) insiste en reclamar a la Administración valenciana que impulse los necesarios cambios legislativos para asegurar la supervisión a cargo de un veterinario de los ‘bous al carrer’. A finales del año pasado la Comisión de Festejos Taurinos Callejeros, en palabras del conseller de Gobernación, Serafín Castellano, consideró que esta vieja aspiración “no aporta nada al festejo”. En abril fue la Conselleria de Agricultura la que, por contra y en el uso de sus competencias, pasó a exigir que un veterinario rubricara la ‘guía transporte’ necesaria para acreditar el movimiento de los toros cerriles desde el municipio del festejo hasta el matadero. El CVCV, frente a las críticas a la medida de las dos asociaciones de ‘bous al carrer’, respaldó públicamente la actuación que el departamento de José Císcar había iniciado para salvaguardar la legislación en materia de seguridad alimentaria.

 

   Y ahora que Gobernación se plantea reformar el decreto 24/2007 por el que se regulan estos festejos, la entidad que representa a los veterinarios de la Comunitat persiste en su empeño y ha presentado alegaciones para lograr tal fin. Objetivo que, por otra parte, no supondría otra cosa más que homologar la legislación valenciana a la del resto de regiones con tradición en festejos taurinos callejeros, donde sí es obligatoria la supervisión de un veterinario ‘antes, durante y después’ del festejo.

 

   Así, en las alegaciones remitidas el pasado 12 de agosto, el CVCV advierte que, para asegurar el cumplimiento de las propias disposiciones adicionales que incluye el decreto en materia de sanidad animal y seguridad alimentaria, sería necesario que los organizadores del festejo presentasen un certificado que así lo acreditase. Documentación expedida por un veterinario oficial o habilitado que el CVCV plantea que debiera presentarse de forma previa, junto a la solicitud de autorización.

 

   Por lo que respecta al ‘durante’, las alegaciones reiteran que resulta necesaria la presencia de un veterinario para asegurar que se cumplen todas las exigencias también recogidas en el propio decreto en lo que respecta al control del “movimiento de las reses, sanidad animal, seguridad alimentaria” (art 16); al bienestar animal (condiciones de los chiqueros, agua, alimento... ), a “la higiene y desifección en la entrada de ganado de diferente origen y procedencia” (art 23) así como el traslado en condiciones del animal al matadero (art 40).

  

En este último punto, el documento remitido hace hincapié en la consideración como “infracción grave” que supone el administrar productos que afecten a la bravura del animal, para cuya evaluación también se requiere de un veterinario.

 

   Además de los cambios en el articulado reclamados para incorporar todas estas garantías, para mayor concreción, las alegaciones piden incorporar un anexo en el que se detallen las funciones que el decreto debería incorporar para el veterinario habilitado:

 

1.- Control de: -Documentación del movimiento de reses

 

- Posibles restricciones establecidas por la autoridad en materia de sanidad animal o epizootías

 

-Identificación animal

 

-Condiciones de sacrificio, en su caso, de las reses y bienestar en el transporte

 

-Dictamen de la aptitud del animal para participar en el festejo

 

-Desinfección de corrales

 

2.- Reconocimiento sanitario de las reses previo al festejo

 

3.- En su caso, reconocimiento post-mortem de la res e informe para su elevación a la autoridad

 

4.- Actuaciones en materia de sanidad y bienestar animal, higiene y seguridad alimentaria

 

5.-Comprobación de que están despuntadas las reses participantes cuando así se requiera

 

6.- Resolución de cuestiones MER

 

7.- Asesorar a organizadores sobre el agotamiento del animal

 

8.- Toma de muestras que ordene la autoridad en materia de sanidad animal/seguridad alimentaria

 

9.-Informe de incidencias al final

 

10.-Informe de idoneidad sobre condiciones de bienestar animal de instalaciones de alojamiento, cerramientos, elementos de protección, delimitación del recinto.

 

Los veterinarios, excluidos

Por otra parte, La Consellería de Gobernación ha excluído a los veterinarios del jurado de los nuevos Premios Taurinos de la Comunidad Valenciana. Ni el CVCV ni ninguna organización veterinaria aparecen, de hecho, en la orden que recoge la creación de estos galardones, ni en la modalidad de ‘Espectáculos Taurinos en Plaza de Toros’ ni en la de ‘Festejos taurinos Tradicionales’ (bous al carrer)’.

  

En las alegaciones del CVCV a tal orden, además de reclamar la consideración en tales jurados de un veterinario en su representación, se advierte que tal omisión supone, “de un lado un cierto desprestigio a la labor veterinaria en el ámbito taurino y del otro, rebaja el prestigio que los premios pretenden en el reconocimiento a las personas y entidades participantes en el mundo de los toros” y de igual manera “menoscaba el fomento institucional que los premios pretenden, máxime cuando la Comunitat es una de las autonomías más taurinas de España”.

 

   El documento, además, da por hecho que la Administarción conoce “la histórica” participación y vinculación de los veterinarios en este mundo.

 

Ver Alegaciones decreto de bous al carrer

Ver Alegaciones decreto Premios Taurinos