Tras el segundo caso de Ciudad Real, España retrocede 10 años en la prevalencia de la triquinosis

Trece personas de Fontanosas, una pedanía en Ciudad Real, han contraído triquinosis tras consumir embutidos elaborados con carne de jabalí que no había pasado por ningún control veterinario. Este es el segundo gran brote de la enfermedad que sufre Castilla-La Mancha en menos de un año. El anterior, con 17 afectados, ocurrió en enero en Retuerta del Bullaque, también en Ciudad Real. En esa ocasión el foco fue un cerdo doméstico criado en semilibertad que fue sacrificado en una matanza sin los controles sanitarios marcados por la ley.
 

  Con estos dos brotes y otros casos esporádicos de este año, España retrocede más de una década en la prevalencia de la triquinosis. Los 47 enfermos que el Instituto de Salud Carlos III ha contabilizado desde enero ya superan los 43 de 2008. La incidencia de la enfermedad fue descendiendo hasta llegar a un único afectado en 2014. Desde entonces se había mantenido por debajo de los 14 casos anuales, todos por carne de jabalí

 

Proliferación del jabalí
El mantenimiento de la triquinosis se ha visto favorecido por la gran proliferación del jabalí. También por las malas prácticas de algunos cazadores,. “Algunos despiezan al animal en el monte y dejan sus vísceras ahí en lugar de llevarlas a los depósitos establecidos. Es probable que otro jabalí coma los restos y el parásito siga con su ciclo de vida”, explica Fernando Fariñas, coordinador del grupo internacional One Health y experto en zoonosis.


- Ver elpais.com / 21-11-2019