El ICOVV analiza cómo reaccionar ante las intoxicaciones más frecuentes

inoxicacionesAbordar una intoxicación puede ser sencillo o tornarse en un infierno. “El problema es doble: de un lado, en la mayoría de ocasiones el propietario no ha visto lo que ha ingerido el animal; del otro, se pueden confundir patologías o síntomas, lo que también complicará identificar el agente tóxico”, explica Vicente Herrería Bustillo, quien durante este mes ha impartido un curso en el Colegio de Valencia (ICOVV) para un correcto manejo de este tipo de casos. “Hay que considerar el entorno: es más frecuente que una intoxicación grave en una ciudad se deba a la ingestión accidental de cannabis y que en un pueblo lo que se dé sea envenenamiento por raticidas o insecticidas”, explica.


     Herrería Bustillo habla desde la experiencia de haber tenido que afrontar cientos de casos de esta naturaleza. No en vano, hoy es responsable de Urgencias y Cuidados Intensivos en el Hospital Veterinario de la Universidad Católica de Valencia pero antes se formó en universidades de Estados Unidos y Reino Unido y es especialista diplomado por los colegios veterinarios americano y europeo en urgencias y cuidados intensivos. “En Inglaterra lo más común es la intoxicación por chocolate o antiinflamatorios (como el ibuprofeno), aquí también se da pero menos y en los últimos tiempos se está repitiendo mucho los casos por ingesta de xilitol”, un azúcar-alcohol que es muy utilizado como edulcorante en chucherías, bebidas, helados, tartas o pasta de dientes que “es muy tóxico para los perros pero al que los gatos parecen ser resistentes”, matiza este joven especialista.


Esquema
Durante el curso -impartido con el formato ‘Diez meses, diez temas’ y cuya primera sesión se desarrolló el 12 de febrero (la segunda fue el 26 del mismo mes)- Herrería Bustillo definió un esquema de actuación en dos fases: la primera se dirigirá a la descontaminación y prevención de absorción del agente y la segunda ya implicará la administración del antídoto. “Mientras tanto -matiza- habrá que tratar siempre los signos clínicos que el tóxico pueda estar produciendo”.


    La actuación en la primera etapa dependerá de la ruta de la intoxicación: si es cutánea habrá que bañar con agua y jabón; si es ocular se deberá lavar con agua abundante; si es parenteral habrá que considerar los posibles adsorventes o incluso explorar una posible diálisis al animal y si la intoxicación fue por vía oral se podrán considerar estas dos posibilidades, más el lavado gástrico o la inducción al vómito.


     En éste último punto, el experto recomendó inducir la emesis en perros -que puede estar justificada incluso hasta 10 horas después de la ingestión del tóxico- con apomorfina. “Un laboratorio de veterinaria lo ha comenzado a comercializar y es un opioide más efectivo y que puede evitar las úlceras que pueden provocar el recurso al agua oxigenada o a la sal, que puede llegar a degenerar en una intoxicación grave, incluso letal”,  aclaró.

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.