El CVCV trata de adaptar el futuro decreto de granjas porcinas a la realidad valenciana

porcinodecretoEl Consejo General de Colegios Veterinarios de España (CGCVE) ha hecho suyas todas las alegaciones presentadas por el Consell Valencià de Col.legis Veterinaris al proyecto de RD de Ordenación de Granjas Porcinas Intensivas. En concreto, ésas propuestas -que ya han sido remitidas al Ministerio de Agricultura- tratan de adaptar y flexibilizar la futura normativa en esta materia al tamaño más reducido de las explotaciones porcinas valencianas y de ajustar las funciones del veterinario y las medidas de bioseguridad establecidas a ésa dimensión. Sin cuestionar la sanidad animal y asegurando que cada granja tenga un veterinario responsable, las alegaciones del CVCV intentan garantizar que los nuevos requerimientos planteados no afecten a la viabilidad futura de estas granjas ni a su posible crecimiento a medio plazo.


    El proyecto de RD recoge, efectivamente, que todas las explotaciones porcinas cuenten con un veterinario ‘de granja’ (algo que ya  recogía la Ley de Sanidad Animal mencionándolos como ‘de explotación’) . Pero este borrador concede a estos profesionales una serie de responsabilidades que -según el CGCVE- “van más allá de las puede asumir un veterinario en ejercicio libre”.

 

    La futura regulación, por ejemplo, advierte que el veterinario debe denunciar cualquier deficiencia a las autoridades. En la asamblea del CGCVE del pasado 15 de diciembre, su presidente, Juan José Badiola, puso el ejemplo de la existencia o deterioro de una valla perimetral de la explotación. En tal situación -dijo- “es obvio que, si el veterinario denuncia, el ganadero va a tardar poco en prescindir de sus servicios. Otra cosa es que el veterinario deba aconsejarle y le informe de la obligatoriedad de tener la valla en condiciones.” De ahí que, en las alegaciones, se insista en que -de forma coherente con la Ley de Sanidad Animal- la responsabilidad de la aplicación de la norma en materia de sanidad animal “sólo puede ser de los titulares de las explotaciones ganaderas”.

 

Veterinarios libres y oficiales
En opinión del Consejo y del CVCV, el veterinario tiene que tener autoridad pero con determinadas disposiciones de este RD  “se corre el riesgo de hacer recaer sobre los veterinarios libres responsabilidades que corresponden a los veterinarios oficiales que, de este modo, se verían obligados a suplir la escasez de los segundos”.

 

Viabilidad de ampliaciones
La primera alegación del CVCV reclama que, aún en las explotaciones más reducidas, se disponga de un veterinario responsable. Para lograr tal cosa se propone flexibilizar las definiciones de estos profesionales e incorporar expresamente la referida al veterinario de ADS, dedicadas a establecer un programa sanitario común a un grupo de granjas.


    Junto a ello, los colegios valencianos han reclamado cambios en la clasificación de explotaciones establecida según su capacidad productiva. Se ha pretendido con ello evitar que un gran número de antiguas explotaciones encasilladas ahora en el ‘grupo 1’ y que no cumplen las distancias sanitarias para ellos fijadas, puedan tener dificultades para conseguir después autorizaciones para ampliar su capacidad. De no mediar tales cambios, se advierte, se haría “inviable su futuro” al complicar su relación con las empresas integradoras.


   Se trata, añade el documento, de granjas que son claves “porque están situada en zonas de montaña desfavorecidas, escasamente pobladas, donde es muy difícil generar empleo”.

 

Veterinario de explotación

La Ley 8/2003 de Sanidad Animal ya preveía la figura del veterinario de explotación. Esta regulación marco no hacía excepciones en cuanto al tipo de granjas -todas, con independencia de su tamaño debían tener un veterinario asignado- pero su desarrollo en las distintas regulaciones sectoriales nunca se llegó a dar. Ahora, con motivo de las conversaciones para el decreto sobre explotaciones porcinas intensivas, este asunto se ha vuelto a retomar pero ya no se habla en ésos términos sino que se usa la fórmula  ‘veterinario de granja’.


    Tras reunirse con el ministro del ramo, Luis Planas, el presidente del CGCVE, Juan José Badiola, apuntó que se trata de que cada explotación tenga un único veterinario responsable de sus asuntos sanitarios para mejorar la eficacia del diagnóstico y el tratamiento.
 
“Inaceptable”
En segundo término, sobre la mesa también se encuentra la práctica “inaceptable” -dijo Badiola- de la ‘receta inversa’, según la cual, el veterinario es el último eslabón en el proceso sanitario y se limita a firmar ‘a distancia’ la receta que previamente un ganadero ha comprado a una entidad ganadera, “cuando en algunos casos el veterinario ni siquiera conoce la explotación”.

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.