El colegio, junto a Unión Sanitaria Valenciana, acuerda con 3 gabinetes una evaluación inicial y organiza un curso sobre ‘Gestión del estrés’

Ya existe literatura científica que avala los altos niveles de ansiedad, estrés y depresión que sufre el veterinario en su día a día. Y al complicado panorama emocional propio de la profesión se han añadido nuevos factores exógenos de desgaste, los derivados de la gestión de la pandemia. Conscientes de esta situación, el Colegio de Valencia (ICOVV) ya colaboró con Unión Sanitaria Valenciana (USV) en un estudio sobre el impacto psicológico de la Covid-19 en el personal sanitario. De ahí surgió el germen del nuevo servicio de atención psicológica -que, también con la colaboración de la USV- se ha puesto ahora a disposición de los colegiados.
Así, la entidad ha firmado convenios con tres gabinetes de atención psicológica para prestar este servicio, en el que todos los colegiados podrán beneficiarse de forma gratuita de una primera consulta. En tal visita se procederá a una evaluación inicial de cada caso y se darán unas recomendaciones. Dependerá de la decisión de cada cual, el seguir o no con el posible tratamiento o terapia continuada que, en su caso, ya correría a cargo del colegiado.

De manera paralela, el 27 de abril el ICOVV ha previsto celebrar una charla/taller on line sobre ‘Gestión del estrés’. La especialista en psicología clínica y docente en diferentes masters de postgrado, la Dra. María Olatz Gómez, impartirá una suerte de ‘entrenamiento’ en pautas o competencias emocionales, necesarias para un desarrollo personal y profesional adecuado.

Olatz ya ha atendido en su consulta varios pacientes que ejercen en centros veterinarios así como otros tantos sanitarios y “algunos de ellos presentaban síntomas de ansiedad e incluso depresivos”

Manejo emocional
En esta actividad formativa se trabajarán habilidades de la inteligencia emocional para mejorar la comunicación, la asertividad y la empatía. “Se darán claves para el manejo de conflictos intrapersonales (con uno mismo) e interpersonales (en el trabajo, en la familia) y para propiciar el bienestar emocional, ante los acontecimientos estresantes, fomentando el autoconocimiento y el autocontrol (manejo emocional) y la capacidad de relación con el entorno”, explica la doctora.

En el estudio presentado en diciembre sobre el impacto emocional de la Covid ya se señalaba a los veterinarios como una de las profesiones sanitarias más afectadas, en concreto la segunda tras enfermería (los médicos no participaron en el trabajo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *