Información al ciudadano

Consumo carne jabalí

En nuestro país, siempre han sido muy apreciadas las carnes de origen cinegético, tanto de pluma como de pelo. Es un placer disfrutar de cualquiera de ellas, pero obviando lo meramente gastronómico, hay una que necesita especial atención por cuestiones sanitarias: la de jabalí. Y esto es así, por que si no se toman unas precauciones muy concretas, la carne de jabalí puede, al igual que la de cerdo, transmitir la triquinosis a las personas.

 

Se trata de una enfermedad parasitaria, causada por el consumo de carne infectada con las larvas de un pequeño parásito, que llamamos Triquina. No son muy frecuentes los brotes de triquinosis en España, aunque raro es el año que no hay alguno. Por ejemplo, a principios de 2009 se detectó uno, con alrededor de una veintena de afectados.

 

La manifestación clínica en el hombre es sumamente variable, dependiendo de diversos factores. Pero puede ser una patología grave, e incluso mortal. A esta enfermedad le cabe el dudoso honor, de ser posiblemente la responsable de la muerte del célebre Mozart.

 

La triquinosis se transmite principalmente por el consumo de carne poco hecha, jamones, o embutidos crudos, como el chorizo. Y es que las larvas de triquina resisten la desecación y el salado, permaneciendo mucho tiempo viables en estos alimentos. En la actualidad los casos que se dan en España se deben a jabalí procedente de caza no controlada, y en menor grado, a cerdos sacrificados en matanzas caseras, que no han sido sometidos al obligatorio análisis veterinario.

 

Si los productos que usted consume, los compra de establecimientos comerciales habituales, y proceden de industrias con Registro Sanitario, es altamente improbable que tenga que preocuparse por esta enfermedad.

 

Pero los consumidores de carne y productos cárnicos de jabalís cazados por particulares, deben de concienciarse que su análisis microscópico, es absolutamente necesario. Por ello, no adquiera ni consuma productos de dudosa procedencia. Sólo debe comerlos si tiene la suficiente certeza que fueron analizados por un veterinario. Y si decide consumirlos, hay dos formas de prevenir problemas. Una es congelarlos un tiempo antes de consumirlos, con lo que se reduce significativamente la carga infectiva. Otra, en el caso de la carne, es cocinarla bien, ya que la alta temperatura que implica, elimina la triquina.

web colegio

Ir a la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

buscador de centros

Acceda al Buscador de Centros Veterinarios desde la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

 

reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.