Obesidad

Categoría: Salud
Publicado el Sábado, 27 Octubre 2012 08:44
Escrito por Super User
Visitas: 1841

La obesidad, considerada por muchos como un problema estético, es en realidad una enfermedad, la enfermedad nutricional más frecuente en personas y mascotas de sociedades prósperas.

 

Un animal es considerado obeso, cuando su peso corporal es un 15% superior al óptimo. Muchos de ustedes pensarán que son pocos los animales que cumplen este pesado requisito; las estadísticas sin embargo, nos aseguran que entre el 25 y el 50% de los perros y entre el 10 y el 20% de los gatos son obesos. ¿Sorprendidos? Pues aún hay más: la obesidad tiene una clara predisposición hacia determinadas razas, entre las que se encuentran el Labrador, el Cocker Spaniel, el Teckel, el Basset Hound, o el Beagle.

 

Estamos ante una enfermedad que afecta más a las hembras que a los machos. Y un dato interesante: la obesidad de nuestras mascotas se ve acompañada de obesidad del propietario, en casi la mitad de los casos.

 

La causa del problema puede resumirse fácilmente: "la energía que ingresa en el organismo del animal supera al gasto realizado". Pero... ¿quién facilita ese exceso de energía?, ¿quién es el responsable de que no exista un gasto adecuado como paseos o juegos?

 

Por si todavía existe alguna duda en lo referente a la obesidad como enfermedad, no deberíamos olvidar la amplia lista de problemas que acompañan al animal obeso: menor resistencia a las infecciones, patologías articulares y locomotoras, el corazón y los vasos sanguíneos se ven afectados, existe una mayor dificultad en aspectos relacionados con la reproducción, menor tolerancia al calor, aumento de riesgos quirúrgicos. ¿no les parece suficiente?.

 

Si estamos convencidos que nuestro animal es obeso, y tenemos claras las consecuencias que ello implica a su estado sanitario, gran parte del camino está andado. Su veterinario establecerá las pautas necesarias para solucionar el problema, y determinará si existen patologías asociadas a la obesidad, de origen no alimentario. Es fundamental que la prescripción facultativa se siga al pie de la letra. El animal consumirá un alimento, que aporte los nutrientes y la energía necesaria para esta situación. Existen alimentos dietéticos en el mercado que cumplen estos requisitos, que suministraremos en varias tomas diarias, con el fin de reducir la ansiedad y favorecer un correcto adelgazamiento. También se establecerá un plan de paseos y ejercicios diarios.

 

Si cumplimos todos los objetivos comentados, conseguiremos que el animal mejore su estado general, y reduzca peso día a día.