Información al ciudadano

Animales enfermo en casa

Sería absurdo pensar que durante la vida de nuestra mascota no será necesario nunca darle algún medicamento. La realidad nos dice que en el mejor de los casos, deberemos aplicarle un tratamiento antiparasitario cada tres meses, durante toda su vida.

 

Aparte de esta actuación preventiva, es prácticamente seguro que nuestro animal deberá recibir, en algún momento de su vida, cualquier tipo de medicamento. Por ello intentaremos explicar la utilización de algunos de ellos, y el manejo de nuestro amigo para lograr que acepte la administración de dichos productos.

 

Los fármacos pueden estar preparados de diversas maneras, entre otras, pomadas, gotas, comprimidos o inyectables. Una de las presentaciones más habituales son los que se administran por vía oral, que son aquellos que se toman por la boca, por lo que deben ser tragados por el paciente. Esto, que puede en principio parecer sencillo, reviste en realidad variables grados de dificultad.

 

Tras la visita al veterinario y ya en casa, con el diagnostico concreto y el tratamiento claro, nos encontramos con algunas dudas: ¿sabré darle las pastillas?, ¿querrá comérselas, o preferirá comerse mi mano?

 

Existen diferentes métodos para que su mascota ingiera el medicamento. En primer lugar el que algunos denominan "por narices": se abre la boca del animal, y se introduce la pastilla lo mas profundo posible dentro de su boca. Es el método más utilizado, y se debe complementar con el cierre de la boca del animal, tras el lanzamiento de la pastilla. También pueden ayudar a que trague el fármaco unas palmaditas en la barbilla, un masaje en la garganta, o unos golpecitos en la nariz, principalmente en gatos.

 

Una segunda opción sería introducir o camuflar el comprimido, con alimentos o porciones de sabrosos manjares para la mascota. Es útil, salvo en los casos en que el animal tiene la innata habilidad de comer el alimento, y tirar la pastilla entera.

 

También podemos desmenuzarla y mezclarla con agua. El producto resultante lo recogeremos con una jeringuilla, y se lo

administraremos a presión con la boca cerrada, por la comisura de los labios. Esta estrategia suele ser efectiva.

 

Por último, está el animal que es tan bueno, y fue tan bien educado desde pequeño, que aunque esa pequeña "cosa" que le ofrece su amo le sabe a rayos, se la traga sin rechistar. Sin duda, la mejor opción.

web colegio

Ir a la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

buscador de centros

Acceda al Buscador de Centros Veterinarios desde la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

 

reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.