Información al ciudadano

Agua

Quizás a una inmensa mayoría les sea difícil valorar la importancia del agua, ya que en la mayoría de los casos, su obtención es tan simple como lo es el mecanismo de abrir un grifo.

 

Nuestras mascotas, en cambio, dependen una vez más de sus propietarios, de su preocupación e interés para que el conocido como "su mejor amigo" disfrute diariamente de agua fresca y en correcto estado. Algo que será para él del todo imprescindible.

 

Tengamos presente que hablamos de un producto de vital importancia, del elemento esencial y en muchos casos el menos valorado. Una dieta correcta es la principal condición para que nuestras mascotas disfruten de la mejor salud, y en esa dieta se incluye el aporte hídrico. Piense que un animal sano, entre un 50 y un 60 por ciento de su peso total es agua; en el caso de los cachorros, este dato puede alcanzar el 75 por ciento.

 

Nuestros animales deben disponer siempre de agua limpia y a una temperatura agradable: ni fría, ni caliente. Si no cumplimos con estas sencillas condiciones consumirán menor cantidad de la necesaria para cubrir sus necesidades. Por el contrario, si el agua está "en su punto", ingerirán la cantidad óptima para su mantenimiento.

 

Un animal puede sobrevivir tras la pérdida de casi la totalidad de su glucógeno. También tras perder casi el total de su grasa almacenada e incluso también de la mitad de sus proteínas. Pero si sufre una pérdida del 10 por ciento del agua total de su organismo, los daños producidos serán de gravedad, y si alcanza el 15 por ciento, la muerte será un hecho seguro.

 

Las necesidades diarias de agua de nuestras mascotas dependen también del tipo de su alimentación. Si la comida es enlatada, es lógico que necesite beber directamente menor cantidad de agua, que otro animal que se alimente exclusivamente con pienso.

 

Finalmente, comentaremos que la sed es la sensación responsable de controlar el agua corporal. Cuando el animal consume el líquido elemento, esta sensación se ve aplacada. Pero el mecanismo desencadenante de la sed no se corrige hasta media o una hora tras la ingestión, que es lo que suele tardar el agua en ser absorbida y llegar a los líquidos tisulares. Téngalo en cuenta si alguna vez su animal ha estado privado de agua más tiempo del debido.

 

Así pues, aunque tendamos a preocuparnos más por otras necesidades de nuestros animales, nunca descuide su aporte de agua.

Quizás a una inmensa mayoría les sea difícil valorar la importancia del agua, ya que en la mayoría de los casos, su obtención es tan simple como lo es el mecanismo de abrir un grifo.

Nuestras mascotas, en cambio, dependen una vez más de sus propietarios, de su preocupación e interés para que el conocido como “su mejor amigo” disfrute diariamente de agua fresca y en correcto estado. Algo que será para él del todo imprescindible.

Tengamos presente que hablamos de un producto de vital importancia, del elemento esencial y en muchos casos el menos valorado. Una dieta correcta es la principal condición para que nuestras mascotas disfruten de la mejor salud, y en esa dieta se incluye el aporte hídrico. Piense que un animal sano, entre un 50 y un 60 por ciento de su peso total es agua; en el caso de los cachorros, este dato puede alcanzar el 75 por ciento.

Nuestros animales deben disponer siempre de agua limpia y a una temperatura agradable: ni fría, ni caliente. Si no cumplimos con estas sencillas condiciones consumirán menor cantidad de la necesaria para cubrir sus necesidades. Por el contrario, si el agua está "en su punto", ingerirán la cantidad óptima para su mantenimiento.

Un animal puede sobrevivir tras la pérdida de casi la totalidad de su glucógeno. También tras perder casi el total de su grasa almacenada e incluso también de la mitad de sus proteínas. Pero si sufre una pérdida del 10 por ciento del agua total de su organismo, los daños producidos serán de gravedad, y si alcanza el 15 por ciento, la muerte será un hecho seguro.

Las necesidades diarias de agua de nuestras mascotas dependen también del tipo de su alimentación. Si la comida es enlatada, es lógico que necesite beber directamente menor cantidad de agua, que otro animal que se alimente exclusivamente con pienso.

Finalmente, comentaremos que la sed es la sensación responsable de controlar el agua corporal. Cuando el animal consume el líquido elemento, esta sensación se ve aplacada. Pero el mecanismo desencadenante de la sed no se corrige hasta media o una hora tras la ingestión, que es lo que suele tardar el agua en ser absorbida y llegar a los líquidos tisulares. Téngalo en cuenta si alguna vez su animal ha estado privado de agua más tiempo del debido.

Así pues, aunque tendamos a preocuparnos más por otras necesidades de nuestros animales, nunca descuide su aporte de agua.

web colegio

Ir a la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

buscador de centros

Acceda al Buscador de Centros Veterinarios desde la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

 

reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.