Información al ciudadano

Perros playeros

La idea de ir a la playa con nuestro perro siempre es muy atractiva. Es un marco incomparable para jugar y pasear con él, pero esto es cada vez más difícil, al menos en las frecuentadas por las personas, pues en la mayoría de ellas la normativa municipal lo prohíbe. Es una lástima, pero resulta fácil de comprender que puedan causar molestias. A nadie le gusta que su cuerpo, recién "untado" de bronceador, se vea además cubierto por los millones de partículas de fina arena levantada por un perro a la carrera. Además existe un riesgo sanitario, pues si no están desparasitados, la arena contaminada con sus heces puede llevarnos a que nos infecten ciertos parásitos.

 

Así pues, antes de plantearnos esta lúdica actividad, debemos informarnos si esto está prohibido o no en el punto de destino, para prevenir posibles sorpresas.
Eso sí, aquellos que ignoran las prohibiciones, y los que pueden ir a playas donde no las haya, o a zonas de costa virgen, deben tener en cuenta algunas consideraciones, ya que el animal se enfrentará a situaciones a las que puede no estar habituado.

 

En primer lugar debemos tener muy presentes los efectos del sol, especialmente los meses de verano. Los animales de compañía no están dotados de una capa protectora a prueba de bomba, por lo que pueden padecer insolaciones, y en ciertos casos también pueden quemarse, sobre todo animales no habituados de capa blanca y pelo corto, o aquellos recién pelados.

 

Por ello consultaremos con el profesional la posibilidad de utilizar algún tipo de crema en las zonas más sensibles, como alrededor de la nariz, y evitaremos largas exposiciones al sol.

 

Otra cuestión es el mar. Hay ejemplares que no entrarán en el agua bajo ningún concepto, y otros que son todo lo contrario. Para los afines al agua, hay que recordar que el salitre que deposita el agua salada, y la irritación que puede provocar la arena, es una unión nada beneficiosa. Si a eso le sumamos el rascado del propio animal, este círculo vicioso puede llevar a lesiones importantes, especialmente entre sus dedos y almohadillas plantares. Esto es perfectamente evitable, limpiando bien esa zona al ducharlo.

 

Por último nunca debemos olvidar que el animal es nuestra responsabilidad y que la forma en la que nosotros actuemos con él, influirá a que otras personas tengan una imagen positiva o negativa hacia los animales de compañía. Por ello, nunca olvide recoger los excrementos de su mascota, y decimos recogerlos, no taparlos con arena, y sea también respetuoso con los demás, evitando que su perro moleste a aquellos con quienes podamos coincidir.

web colegio

Ir a la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

buscador de centros

Acceda al Buscador de Centros Veterinarios desde la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

 

reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.