Información al ciudadano

Enfermedades origen alimentario

La incidencia de enfermedades de origen alimentario en España, como ocurre en la mayoría de los países industrializados, ha aumentado notablemente en los últimos años.

 

Las razones obedecen a distintas explicaciones. Una de ellas es de tipo técnico por la mejora, tanto en lo que se refiere a la identificación de los casos, como a la notificación de la enfermedad a los servicios sanitarios.

 

Otra razón es que cada vez hay un mayor porcentaje de población, expuesto a situaciones de riesgo. Comer de forma regular fuera de casa, ingerir frecuentemente comidas preparadas, o acceder cada vez con mayor frecuencia a culturas culinarias a las que no estamos acostumbrados, forman parte destacada del capítulo de riesgos potenciales.

 

Habitualmente asociamos las enfermedades de origen alimentario a un consumo de alimentos fuera del hogar. Se tiene la creencia de que nuestras prácticas higiénicas en casa son mucho más cuidadas que en los lugares de restauración colectiva. Ello se debe, en parte, a la gran difusión de esos brotes por los medios de comunicación al afectar normalmente a un gran número de personas. Sin embargo, la realidad numérica es otra, porque el porcentaje de brotes producidos en el ámbito familiar en España es de un 49%, porcentaje ciertamente elevado si lo comparamos con otros países europeos. Los originados en restaurantes y bares por el contrario, alcanzan el 30%.

 

Entre los agentes que con mayor frecuencia se identifican como responsables de una infección en España, está la salmonela, al igual como ocurre en otros países de nuestro entorno geográfico y cultural. Destaca muy por encima del resto, al estar presente en prácticamente el 50% de los casos registrados oficialmente.

 

En la mayoría de los casos, y siempre que no afecte a población sensible, como niños, ancianos, enfermos, o personas con inmunidad reducida, las gastroenteritis causadas por estos agentes suelen ser benignas. En lo que refiere a su origen, la mayor parte de las salmonelosis declaradas son debidas al consumo de diferentes tipos de alimentos, en los que el uso de huevo crudo es el principal protagonista.

 

Los virus constituyen otro de los peligros biológicos que podemos encontrar en los alimentos. Los datos acostumbran a indicar que su incidencia es baja, pero también es cierto que en la gran mayoría de casos, la causa de las enfermedades de origen alimentario no llega a conocerse, y en estos casos, los virus podrían tener un papel considerable. De entre ellos cabe destacar por su importancia el de la Hepatitis A, que puede transmitirse a los alimentos a partir de manipuladores enfermos o portadores.

 

Tanto en nuestros hogares como fuera de ellos, el origen habitual de aparición de estos brotes, es la falta de higiene durante la manipulación de los alimentos, así como su conservación a temperaturas inadecuadas. La deficiente refrigeración, asociada en parte a la preparación con gran antelación de alimentos, y junto al uso de temperaturas de recalentamiento insuficientes, son las causas principales.

 

Por ello, cuanto mayor sea la higiene, menor será la posibilidad de enfermar a causa de nuestra alimentación.

web colegio

Ir a la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

buscador de centros

Acceda al Buscador de Centros Veterinarios desde la web del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia desde aquí

 

reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.