Los veterinarios alertan que las altas temperaturas de octubre pueden aumentar la incidencia de la Rickettsia o la Leishmania

leishmaniosisLas inusuales altas temperaturas registradas en la Comunitat durante octubre, es­­­­­­pe­cialmente las dadas a co­mien­zos de ése mes y las fuertes lluvias experimentadas con el temporal de inicios del pre­­­­­sen­­te mes, podrían haber incrementado la incidencia en las mascotas de enfermedades transmitidas por vec­to­res co­mo la Leis­maniosis, la Ricketsia y la Ehrlichia. La mayor afectación de estas enfermedades se debería a la in­fluen­­cia que estos cam­bios ejercen sobre los vectores que las portan -garrapatas y moscas del tipo flebotomo- y a la lógica ma­yor ex­­­­po­si­­ción de estas mas­cotas debido a lo agradable de las temperaturas, más propias de la primavera que del oto­ño. Así lo ad­­vierte el Co­le­gio de Veterinarios de Valencia (ICOVV) cuyo presidente, Francisco Beltrán Andreu, alerta ade­­más que, de­­bido a es­tas circunstancias "muchas mascotas podrían haber sido infectadas en las últimas semanas o an­­tes, en ve­ra­­no y en al­gu­nos casos no mos­trar aún la sin­tomatología propia por lo que, dado que además se tratan de zoo­­­­­nosis trans­­­misibles a per­so­nas, sería recomendable que los propietarios lleven a sus animales al ve­terinario para ha­­cer­les las per­ti­nentes prue­bas además de para consultar cuál es el tra­ta­mien­to pre­ventivo más ade­cuado". 

 

            Entre la ciudadanía está extendida la creencia de que con la llegada del otoño y la bajada de las temperaturas dis­­minuye el riesgo de picaduras de pulgas, garrapatas y moscas del tipo flebotomo y con ello de la afección de estas enfermedades. Pe­ro, co­mo matiza Beltrán, tal cosa "es una verdad a medias porque en los últimos años, ni los cambios estacionales es­tán tan de­­finidos ni es cierto que los vectores desaparecen". Efectivamente y siempre según los in­for­mes de la AEMET (Agen­­cia Estatal de Meteorología), el pa­sa­do mes de octubre -con una temperatura media en la Co­mu­­nitat de 16,3º- fue "algo más cálido de lo normal" pero más allá de tal estadística histórica a comienzos de mes se re­gistraron de for­ma sos­te­ni­da hasta cuatro días (del 3 al 6) con picos mucho más altos y temperaturas medias diarias hasta 4º su­pe­­rio­res. Y tal cir­cuns­tancia no está siendo ya ex­cep­­­­cional porque, de hecho, el mismo mes de 2013 y 2014 ya fue ca­li­fi­cado por la AEMET de "extremadamente" cá­li­dos cuando el mercurio se situó en la Comunitat hasta 2,5º por encima de la me­­­­­dia his­tórica. El factor climático que es­te año habría agravado la influencia sobre los vectores de estas en­­fer­me­­­da­des po­dría haber sido el tem­poral de le­­van­te que barrió el territorio de sur a norte el 2 de noviembre y que dejó pre­­­­ci­pi­ta­­­ciones generalizadas. Llu­vias y agua estancada que, de un lado, favorecen la re­producción del flebo­to­mo que por­­­ta y trans­mite a los perros la Leishmaniosis y que -combinados con altas tem­pe­ra­tu­ras- también aumentan la re­pro­duc­ción de las ga­­rrapatas, que se sabe que actúan como vectores de la Ricketsia y la Ehrlichia.

 

            "Los propietarios de animales domésticos no deberían ser ajenos a este tiempo tan variable, no sólo por la salud de estas mascotas, sino también por la del resto de miem­­­bros de la familia porque hablamos de zoonosis trans­mi­sibles a las per­so­nas", insiste Beltrán quien concluye "que los esquemas del pasado que marcaban cómo se debía atender a las mas­cotas ya no valen".

           

            Tanto la Erlichia como la Rickettsia, conocidas vulgarmente como 'enfermedad de la garrapata', así co­mo la Leish­maniosis -transmitida por el flebotomo- tienen tratamientos y un buen pro­nós­ti­co si se diagnostican a tiem­po. Sin em­­bargo es muy importante recordar que el control efectivo de la presencia de estos insectos en el medio don­de  pue­dan situarse los perros o ga­­­tos es el sistema más eficaz de pre­vención de estas en­­­­­fer­­medades. Dada la pluralidad de me­dicamentos de uso veterinario y de condicio­nan­­tes particulares de cada caso, con­­­­­­­sultar al veterinario cuál es la fór­mu­la más adecuada de protección es siempre la mejor opción. Las en­­­­­­­fermedades transmitidas por garrapatas, cuan­do se contagian de animal a hombre, pueden provocar cuadros fe­­­bri­les graves. La Leishmania o enfermedad del mosquito (conocida así popularmente) se transmite al humano cuando se sufre la picadura del citado flebotomo (en­dé­mi­co en la Co­mu­­nitat) si éste se ha contagiado al pi­car previamente a un animal infectado, y puede provocar lesiones ul­­ce­ra­das en la piel que se desa­rro­llan des­­­­­­pués de semanas o meses de la picadura (si es leishmaniosis cutánea) o afec­tar a va­rios órganos in­ter­nos, -ha­bi­­tual­­­­­­mente el bazo, el hígado y la médula ósea- con síntomas de fiebre y/o pér­di­da de pe­so (si es visceral).  El último bro­­­­te de Leishmania humana detectado en España, se confirmó en julio de 2009 en la zo­na de Fuenlabrada (Madrid) y des­­de entonces y hasta abril de 2013 se han notificado 456 casos.

 

                Por otra parte, en las zonas rurales y dado el comienzo a mediados de octubre de la temporada de caza, el ICOVV recomienda igualmente extremar las precauciones para prevenir los casos de hidatidosis que se suelen dar por la in­ges­ta del animal de vísceras crudas y que, cuando se produce la transmisión del perro al hombre, puede dar lugar a quis­­tes de gran tamaño principalmente en hígado y pulmón sólo extirpables con cirugía. Una correcta desparasitación del animal puede reducir el riesgo de tales contagios, algo para lo que el veterinario deberá recomendar la pauta más ade­cuada según cada caso.

 

- Ver Nota de prensa del ICOVV emitida el 23 de noviembre de 2015

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.