Seis perfiles laborales, seis casos de éxito de veterinarios alejados del sector clínico

miscelaneo-web"Cuando acaba la carrera, es cuando debe comenzar la formación", fue ésa una de las sentencias, con algunos matices pero idéntico sentido, más repetidas por los protagonistas de la 'I Jornada de Empleabilidad' celebrada el pasado día 3 de julio en las instalaciones del Colegio de Veterinarios de Valencia (ICOVV). Hasta seis profesionales, con seis perfiles laborales distintos, dejaron bien claro que, con el adecuado proceso de especialización post-licenciatura, existen oportunidades más allá del sector clínico. "En la Veterinaria hay todo un mundo por descubir alejado de la atención a mascotas y emprender ése camino puede ser si cabe más ilusionante", dijo de forma gráfica la coordinadora de esta charla y responsable de la sección Social y de Servicios Colegiales, Mª Carmen Chinillach.

 

1.- Pablo de Vicente, director de AENOR Laboratorio/Control de Calidad:

"La carrera de Veterinaria, no limita, da alternativas. No hay que tener miedo a elegir, a cambiar de especialidad", así concluyó su charla el primero de los ponentes. De Vicente puso cifras a la expansión del sector agroalimentario y al nicho laboral que éste supone: motor de la economía durante la crisis, aporta el 8% del PIB con unas ventas que sitúan a España como el sexto país más exportador de la UE y el octavo del mundo. "Comemos todos los días y la crisis ha cambiado los hábitos, sí, pero también ha Pablo Vicenteservido para hacer una nueva industria en torno a la marca blanca", explicó el director de AENOR. Y este crecimiento se ha simultaneado en las últimas décadas con un espectacular desarrollo de la seguridad alimentaria realizado a golpe de escándalos en esta materia que, a su vez, según explicó, se han visto acompañados de sucesivas modificaciones regulatorias: el APPCC obligatorio en 1995; directiva 2001/95/CE por la que se extendió a la distribución -no sólo al fabricante- la responsabilidad por la seguridad del producto, lo que derivó en sistemas de certificación privados como el BRC o el IFS; reg. 178/2002 que definió qué es un alimento; el 'paquete higiene' de 2004 o, más recientemente, el Reg. 1169/2011 sobre información alimentaria facilitada al consumidor. "Sí, hay que estudiárselos y dominarlos pero también es obvio, por el nivel de exigencia dado, que el sector alimentario necesita de veterinarios formados que les puedan asistir. Hay otras profesiones, peor preparadas, que están aprovechando la ocasión", expuso. Las salidas, según detalló, pasan pues por hacerse expertos en IFS, BRC, APPCC, en otras certificaciones de seguridad, en los laboratorios que acreditan el cumplimiento efectivo de estos estándares...

 

Jordi Lopez2.- Jordi López Ramón, director Técnico ACUIVAL /Acuicultura:

"Sabemos más que los biólogos en es­pecialidades muy concretas pero nos ganan la partida en el mercado laboral", comenzó diciendo, para acabar por concretar tales conocimientos 'añadidos': reproducción, zootecnia, bienestar animal, farmacología, nutrición, alimentación animal, higiene, bromatología, calidad de producto... "Tenemos las aptitudes pero no sabemos valorizarlas -continuó- y así se entiende que a nivel nacional sólo trabajen en este sector tan apto para nosotros, unos 50 veterinarios". Acto seguido, el responsable de Acuival describió su sector, una actividad que, tras la crisis, está retornando a los niveles máximos alcanzados a comienzos del milenio y que, además, es considerada como 'estratégica' por la UE. La Comunitat, con "sólo" -dijo lacónico- 15 granjas encabeza el ranking nacional de este sector.

 

 López, en lo laboral, hizo de la necesidad -de la falta de fármacos para los peces- virtud y montó la primera ADS del país de acuicultura. Así se introdujo en una industria en la que hoy es uno de sus referentes. A continuación pasó a describir los perfiles con mayor proyección para los veterinarios. Comenzó por destacar la posibilidad de asumir cargos ejecutivos -como en su caso y "por increíble que parezca", ironizó- ; pero también como plantillas de nuevas ADS (sólo hay 5 en España), en la investigación; en las fábricas de piensos, laboratorios de ictiopatología o farmacéuticos, en asesorías de APPCC...

 

Ricard Calatayud 3.- Ricard Calatayud. Gerente SANITEX /Seguridad Alimentaria; Certificaciones:

De la actividad certificadora en materia de calidad y seguridad alimentaria, expuesta por el ejecutivo de AENOR, a la consultoría privada. "Comenzamos haciendo análisis de certificación de calidad, nos fuimos formando y al final, la empresa fue evolucionando según lo que nos pedían nuestros clientes", explicó de forma espontánea Calatayud. Hoy su empresa está especializada en la implementación de procesos IFS, BRC, ISO 22.000, sistemas Global GAP... procesos en los que "a los ingenieros les falta algo de formación o, al menos, les cuesta más desarrollarlos que a un veterinario", reconoció sin tapujos. En estos momentos, uno de los puntales de negocio con mayor desarrollo -concretó- es la extensión de las normas de autoevaluación Global GAP, ya mayoritarias en el sector hortofrutícola, al sector ganadero e incluso a la acuicultura. "Para todas estas labores, el veterinario -insistió- es el profesional  que mejor se adapta porque su carrera es bastante más completa".

 

Victor Lizana4.- Víctor Lizana Martín, Veterinario adscrito al Servicio de Caza y Pesca Conselleria de Medio Ambiente/ Apicultura y Fauna cinegética:

Su trayectoria laboral fue quizá la más polifacética, la más plural. De un lado, como veterinario de una ADS se responsabiliza de atender las necesidades sanitarias de los apicultores asociados. La industria primaria valenciana de la miel es un sector que vuelve a crecer, con buenos precios, que siendo fundamentalmente trashumante ocupa el segundo lugar en número de explotaciones y producción de España -tras Andalucía- en un país que es el primer productor de la UE. "Es un trabajo mucho más amable, sin tanta carga como en otras ganaderías, no existen tantos patógenos (la varroa o la nosema ceranae, fundamentalmente) y las sustancias activas están muy restringidas pero aprender pasa por dejarse mucho tiempo yendo de la mano del propio apicultor: saber aplicar la dosis que toca para una colmena con miles de abejas es muy complicado", explicó Lizana. El experto apícola detalló un posible terreno laboral a explorar: el desarrollo de sistemas de información geográfica (SIG) especializados, que permitan hacer seguimientos de enfermedades o parásitos como los citados, que establezcan predicciones climatológicas para poder trasladar las colmenas a los lugares más productivos. Para ello sólo haría falta dos tipos de conocimientos: los de un veterinario y los de un informático. "La cuestión es ponerse a estudiarlo, por libre o con ayuda", dijo.

En segundo término, Lizana aportó su experiencia como veterinario (externo) que presta servicios al departamento de de Caza y Pesca la Conselleria de Medio Ambiente (ahora adscrita a Agricultura). En primera instancia y en cuanto a las zonas y parques protegidos, con fauna igualmente protegida, lamentó que la Administración, al contrario que en otras Estados de Europa, "prácticamente no contrate veterinarios". En cuanto a la gestión de la fauna silvestre, destacó las posibilidades laborales vinculadas a la realización de estudios de brotes epidémicos, el control sanitario de especies exóticas, el análisis de las dinámicas poblacionales, estudio de accidentes o peritaciones de daños para aseguradoras...

 

En cuanto a la fauna cinegética, destacó el posible potencial de explotaciones intensivas en las que los veterinarios son necesarios para la gestión de la alimentación, sanitaria, vinculadas al bienestar, a los desplazamientos... "Desafortunadamente existen pocos cotos intensivos pero en ellos habría que exigir realizar un control sanitario ante mortem así como post mortem previo al traslado de las piezas", se lamentó para criticar especialmente la falta de garantías con las que se realizan las pruebas de triquinosis a los jabalíes.

 

Jaume Jord5.- Jaume Jordá. Técnico de Higiene Ambiental // Control Legionela y DDD:

Declaraciones ambientales, ISO 9001 y 14001, ISO 17.025, análisis y control de vertidos en industrias alimentarias, control de legionelosis en instalaciones avícolas, cámaras frigoríficas, control de plagas... la actividad vinculada con la gestión de la sanidad ambiental tiene muchas aristas para las que el veterinario también puede prepararse y formarse. Para introducirse en la materia, Jordá recomendó a los presentes investigar, sacar información básica sobre conceptos como el ROESB (Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas), la cualificación de 'responsable técnico en biocidas' -para la que se reconoce expresamente al veterinario- o el RD 830/2010 por el que se establece la capacitación para hacer tratamientos con biocidas. Y en este último punto, lamentó que esta regulación permita asumir tales funciones "sólo después de hacer un cursillo de escasamente 40 horas". En cuanto a la legionela, recordó, que "todo punto de salida de agua es un reservorio" por lo que las inspecciones en esta materia podrían ser también una fuente de trabajo para los veterinarios "si antes se adquieren unos mínimos conceptos de mecánica hidráulica", matizó.

 

Luis Miguel Gil6.- Luis Miguel Gil. Gerente COAVRE. Coop. Avicultura y Ganaderos Valencia// Piensos:

El también miembro de la Junta de Gobierno del ICOVV es, como alguno de los casos anteriores, un buen ejemplo de cómo desde la veterinaria se puede llegar a desempeñar cargos ejecu­ti­vos. Partiendo de su propia experiencia vital y sacando conclusiones a partir de los testimonios de quienes le precedieron en la jornada,  Gil calificó a esta profesión "como una fuente de oportunidades" pero lamentó que sea "muchas veces el propio veterinario el que más límites se pone en su ejercicio". En este sentido, destacó la singularidad del sector agroalimentario "cuyas exportaciones siguen creciendo y que prevé crear más de 60.000 empleos antes de 2020". Por todo lo cual, más aún conociendo el acceso al mercado de los nuevos egresados procedentes de las facultades que se van abriendo, recomendó "estar especialmente atento a los cambios (biotecnología, innovación alimentaria, control de calidad, medio ambiente...) porque supondrán nuevas oportunidades para los veterinarios".