Los deberes, hechos (Editorial de Francisco Beltrán Andreu, pte del CVCV y del ICOVV)

editorialwebEn el momento de redactar estas líneas los valencianos no habían pasado por las urnas. Poco importa, porque el hecho es que quien vaya a gobernar tendrá claro qué es lo que los veterinarios reivindican o mejor, lo que piden porque es justo y de interés general. A principios de mayo concluimos un carrusel de encuentros con todas las formaciones con opciones a lograr representación en Les Corts. Con todas con las que han querido escucharnos, entre las cuales -desconozco los motivos- no estuvo Podemos. Fue la excepción porque logramos entrevistarnos con miembros de EU, Compromís, PP PSPV, UPyD y CD’s. El resultado: buenas palabras y mejores gestos. Unos se fueron más convencidos que otros de algunas cuestiones pero todos marcharon con un esquema claro de las prioridades que requiere nuestro colectivo.
 
     Empezamos con dos que escapan a la competencia autonómica pero que pretendemos hacer llegar a Madrid: bajar el IVA de los servicios veterinarios y rectificar el sinsentido de la Ley del Medicamento que, como es bien sabido, permite a todos vender estos fármacos, las pipetas, piensos medicamentosos... a todos menos a los que los que mejor los conocen. Desafortunadamente, las clínicas languidecen como servicio, el gasto familiar destinado al cuidado de mascotas cae pero el negocio centrado en tales productos, crece y lo hace, de forma oligopolística, para los grandes establecimientos.
    Llegamos a tiempo a todos, a casi todos reitero, pero lo hicimos probablemente tarde a un despacho, el del conseller de Sanitat, Manuel Llombart. Tras rondas interminables que se sucedieron durante meses con todos los directores generales y con el secretario autonómico, sólo obtuvimos pasividad. La mediación de la coordinadora del PP y consellera, Isabel Bonig, nos abrió las puertas de Llombart y en tres cuartos de hora obtuvimos más compromisos que en varios semestres. La consellería convocó, por fin, plazas de veterinarios de salud pública y la ansiada modificación de la Ley de la Función Pública para reforzar el papel del veterinario era viable, casi tan sencillo como mejorar las condiciones laborales de los inspectores de los mataderos. Llombart nos escuchó tarde y me esfuerzo por creer que no lo hizo pensando en el 24-M.
 
    La política y la razón no van cogidas de la mano. Los partidos nos dieron la razón en todo, incluso el PP nos respaldó en cuanto al papel del veterinario en los bous al carrer. Los demás, también pero las promesas está claro que se la llevan los votos en cuanto se llega al poder. El tiempo dará respuestas.
 
   De tanto mirar a la clase política, corremos el riesgo de pasar por alto nuestros propios errores. Sí, las hornadas de nuevos licenciados, que irán a más por la proliferación de nuevas facultades, alimentan la precariedad y la saturación en el sector clínico. De acuerdo, pero nadie obliga a abrir nuevas clínicas, a endeudarse para adquirir equipos, a pensar más en la vocación que en el negocio. En los últimos años las aperturas se han disparado un 50% en la provincia de Valencia donde un 77% de los colegiados de menos de 5 años ejerce en el sector clínico. Y en Alicante, también crecieron un 27% . La sobreoferta es conocida pero parece que nadie piensa en trabajar para la empresa privada. 

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.