Uno de cada tres veterinarios colegiados de Valencia ejercen tras abrir su propia clínica

Categoría: noticias
Publicado el Lunes, 02 Marzo 2015 09:43
Escrito por Super User
Visitas: 1998

clinicaescaparatewebAl cierre de 2014, existían 391 establecimientos veterina­rios en la provincia de Valencia, por los 262 de cinco años antes, lo que supone un in­cre­mento cercano al 50%. Considerando que el Colegio de Veterinarios (ICOVV) tenía en aquellas fechas hasta 1.296 colegiados en activo, la pro­porción resultante es clara: uno de cada tres profesionales ejerce como titular tras abrir un centro veterinario. El ICOVV ha alertado en una nota de prensa que el fuerte ritmo de aperturas de establecimientos para mascotas, la reducción del gasto derivado de la crisis y la cons­tan­te incorporación de nue­­­vas promociones de licenciados "está precarizando el mercado laboral, con tasas de paro des­­­conocidas en el co­lectivo y está provocando un hun­di­mien­to generalizado de los precios en la aten­ción a mas­co­tas". Así se manifiesta el presidente de la corporación, Francisco Beltrán An­dreu, quien anuncia que por todo ello el colegio trabaja en un plan estratégico para "poner en valor el servicio", para asumir la plétora de nuevos profesionales que también supondrá la aper­tura de más facultades de Ve­te­rinaria -dos de las cinco previstas en todo el país se abrirán en la Comunitat- y trabajar con los estudiantes y profesionales para "concienciarlos y darles la for­ma­ción para que exploren otras sa­lidas la­borales no clínicas, como la derivada del sector agroa­li­men­tario, con mejor futuro".

 

            El ICOVV ha realizado un estudio evolutivo de las aperturas de centros veterinarios y muy al contrario de la creencia apuntada por muchos, el boom de aperturas de clínicas de v­e­te­ri­na­rias no es un fenómeno especialmente ur­ba­nita. Efectivamente, del 31 de di­ciem­bre de 2009 a la misma fecha de 2014, el porcentaje de aumento en las aper­tu­ras de estos es­ta­ble­ci­mientos en la pro­vin­cia sin contar con el re­gis­tra­do en el cap i casal, fue tres veces superior al de la propia capital del Turia (del 64% por el 20%). Como refleja el gráfico, de hecho, la proporción de clínicas ubicadas en la capital en relación al del resto de la provincia se ha reducido durante ése periodo pasando de suponer el 34,5% en 2009 a acaparar sólo el 27,6%.

           

            Cruzando tales cifras del registro colegial de clínicas con los de población del INE (Instituto Nacional de Es­ta­dís­tica), el ratio provincial sería de 6.449 habitantes por cada centro cuando lo recomendable se situaría en una cada 10.000/15.000 habitantes. Hasta 69 municipios valencianos contarían, al menos, con 2 clínicas. Incluso bajo tal pers­pectiva, el estudio refleja que Valencia-ciudad tampoco polariza el mayor pro­­blema de saturación de la ofer­ta de ser­vi­cios veterinarios para mascotas. Pese a liderar con 108 clínicas el ránking de p­o­bla­ciones de más de 20.000 habitantes con más centros veterinarios, su ratio de centros se si­túa sólo ligeramente por encima de la media provincial  (7.336 habitantes por clínica en la capital por los citados 6.449 de media). Has­ta 14 términos municipales mayores de 20.000 habitantes tienen, de hecho, una densidad de clínicas mayor, mucho mayor en casos como: Llíria (3.368 habitantes por centro); Ontinyent (4.108); Xàtiva (4.200); Bétera (4.313) o la La Pobla de Vallbona (4.499).

     

            La sobreoferta de servicios veterinarios para pequeños animales tampoco debería bus­car­se en área de in­fluen­cia de Valencia. De hecho, cuatro de las cinco pri­me­ras grandes po­bla­ciones menos saturadas se en­cuen­­tran en el área metropolitana de la capital: sólo Sagunt -a más de 33 km de distancia- con 32.592 ha­bi­tantes por cada centro

 

se­­ría la ex­cep­ción a un ‘top5’ de ciudades vecinas completado por Manises (15.528 habitantes por clínica); Xi­ri­vella (14.898); Torrent (11.537) y Mislata (10.943).

           

            "Antes de abrir una clínica se debería disponer de un  estudio de mercado y de un plan de negocio o  pla­ni­fi­ca­ción empresarial, o lo que es casi lo mismo, se debe tener en cuenta que la actividad de un profesional veterinario, in­de­pendientemente del componente vocacional,  tiene  un calado empresarial que es el que le permitirá tener un futu­ro sos­tenible" matiza a este respecto Beltrán. El ICOVV trabaja en diversos acuerdos y convenios con asociaciones sec­to­­riales pa­ra formar a los colegiados en actividades no clínicas y tratar de reconducir la oferta laboral hacia mer­ca­dos me­­­nos sa­turados que éste. 

 

 graficoperturasweb

 

Ver dossier de prensa (Dossier de prensa nota 28 de febrero 2015)