Veterinarios y ganaderos, unidos en la defensa de la red de veterinarios de ADS

vetadswebLa red de Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS), que es casi tanto como decir la vertebración del sector ganadero valenciano, está amenazada. A las deudas acumuladas desde 2011 por la Consellería de Agricultura con los ganaderos por la realización del Programa Anual Zoosanitario (PAZ) se suma desde hace unos meses los planes de este departamento, que pretende asumir a través de la empresa autonómica VAERSA los trabajos de saneamiento a partir de 2014 en detrimento de los veterinarios de estas organizaciones. Conscientes de lo preocupante de la situación y del importante papel que estos profesionales realizan para garantizar la sanidad, el bienestar animal e incluso la seguridad alimentaria, los representantes de los ganaderos de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y de La Unió de Llauradors acudieron de la mano del presidente del Consell Valencià de Col.legios Veterinaris (CVCV), Francisco Beltrán Andreu, para transmitirle al propio titular de la consellería, José Císcar, la unidad de todo el sector en defensa del actual sistema.
 
Císcar se comprometió a mantener los cauces de diálogo y no descartó que se pudiera producir algún cambio en la postura de su departamento. El conseller, aemás, avanzó que su departamento irá actualizando los pagos de ladeuda contraída con los ganaderos. Con todo y aún con las puertas abiertas a la flexibilización, ya en diciembre se ha
conocido que VAERSA ha convocado 24 plazas para veterinarios de saneamiento.
 
El encuentro con el también vicepresidente del Consell sirvió para hacerle entrega de un documento conjunto en el que se repasa la evolución de estas entidades y en el que se destaca el creciente papel integrador que en ellas han tenido sus directores técnicos que, con el tiempo, han venido a coincidir con la figura del veterinario de explotación encargado de realizar los saneamientos de las explotaciones.
 
Saneamiento 'parcial'
Efectivamente, hasta la fecha, la realización de esos programas sanitarios y el cumplimiento de los sucesivos PAZ estaba cofinanciado por la consellería y el MAGRAMA. Ahora, según se ha avanzando en sucesivos contactos mantenidos desde hace meses, la consellería pretende asumir con sus “propios medios” las labores de saneamiento, pero hacerlo de forma parcial, es decir, realizar sólo una parte de los PAZ dejando el resto de costes que su cumplimiento íntegro supone (por ejemplo los derivados de la remisión de información a la Red de Vigilancia Epidemiológica Nacional) a cargo del ganadero.
 
Incremento de costes
Este planteamiento -a juicio de los representantes de los veterinarios y de los ganaderos- lejos de abaratar los costes, los incrementaría. Y esto sería así porque se rompería con los beneficios generados por una ‘doble dualidad’: la que se deriva de la experiencia, la coordinación y la confianza adquirida con el tiempo entre veterinario y granjero en el manejo de los animales pero también la suscitada por la propia unificación de la figura del veterinario de ADS con la del veterinario de explotación, que contribuye decisivamente a reducir los gastos de la actividad.
 
Desviar los planes ‘voluntarios’
Paradójicamente, mientras se pone en tela de juicio el futuro de uno de los actores clave de la red de ADS, el veterinario, la consellería pretende instaurar una nueva línea de ayudas para estas agrupaciones para la implantación de planes ‘voluntarios’ que aporten valor añadido a las explotaciones. En concreto, se quiere conceder una ayuda a tal fin de 800.000 euros cofinanciada al 50% por el sector. En el referido documento se reclama, por el contrario, que tal partida se destine íntegramente a sufragar la parte de los gastos del PAZ que se quiere dejar a cargo del ganadero y   -dada la coyuntura económica- que se aplacen tales programas ‘voluntarios’ para mejor momento.
 
Esta es, por otra parte, la segunda ocasión en la que el Gobierno autonómico intenta modificar el modelo de gestión de las ADS. En 2007 se logró aplazar la idea que ahora se vuelve a relanzar pero sí se produjeron algunos avances, como la especialización de las ADS por orientación productiva (vacuno, lácteo, de lidia) o redimensionarlas territorialmente pero no se accedió a otras peticiones, como la de agilizar algunos certificados, como los sanitarios o de transporte, que se reclamó en vano que pudieran asumirlos sus veterinarios.
 
Pago directo
Entre las reivindicaciones conjuntas del sector y de los veterinarios figura ahora, no sólo preservar las las actuales funciones del veterinario de ADS, sino ampliarlas en tal dirección. Así, más allá de reclamar que el coste del saneamiento sea asumido íntegramente por la Administración se insiste en que los pagos no se realicen a los ganaderos o a las ADS, sino directamente al propio veterinario.