Las pantallas protectoras de la solidaridad

pantallasA mediados de abril, cuando la carestía de EPI’s aún era acuciante, el Colegio de Valencia (ICOVV) contactó con el de Farmacéuticos buscando alternativas. De forma casi casual, cuando se habló de la posibilidad de adquirir también pantallas de protección, se mentó “a un grupo de Cullera y Favara que trabaja ya para el Ejército”. Así lo explicaba el secretario técnico del ICOVV, Luis Sena, que acto seguido se dirigió a Oscar Pellicer, uno de los coordinadores del colectivo, administrador de fincas de profesión, quien informó del proyecto altruista en el que estaban enfrascados casi 60 voluntarios. Tras contrastar la seriedad del trabajo realizado y la entidad de sus ‘clientes’, el ICOVV encargó las 2.000 pantallas que el pasado 15 de mayo se terminaron de distribuir entre los colegiados.


La idea surgió a raíz de un bulo que circulaba por redes sociales en el que -supuestamente- un hospital de Murcia solicitaba a la ciudadanía que confeccionara mascarillas de protección en casa para entregárselas a los sanitarios. El mensaje fake caló en un matrimonio de Cullera, profesores de FP, que comenzaron a maquinar cómo desarrollar un equipo de protección eficaz, simple y económico. Con las máquinas de coser ya preparadas, el matrimonio descubrió el bulo y tras descartar proyectos más complejos, se decantaro por producir pantallas de protección facial, eficaces contra la gotícula que transmite el virus y que también eran de una escasez abrumadora.

La ayuda colegial
Junto a dos empresarios que aportaron, uno la nave industrial y las cortadoras y el otro la logística, la pareja dio forma a la idea. Sin apenas tiempo para organizarse y sólo con el “boca a boca” -detalla Pellicer- en pocos días lograron reunir al equipo que desinteresadamente iba a iniciar la producción en cadena y que pronto tuvo que organizarse en 3 turnos para así poder satisfacer los pedidos que iban llegando. Los materiales -plástico PET para las viseras y Polipropileno para las cinchas, por valor de 55.000 euros- ha sido íntegramente donados y procesados por empresarios locales, que también hicieron horas extras para suministrarlos.


Hasta el 2 de mayo, que cesaron en la producción y en poco más de un mes, suministraron: 10.327 pantallas a hospitales, SAMU y centros de salud; otras 12.000 a los militares que han participado en la Operación Balmis, UME, Guardia Civil, Policía Nacional y policías locales; 12.091 a asociaciones de comerciantes de Cullera, Sueca y Alberic, así como colegios como el ICOVV; otras 879 a ayuntamientos, bomberos, protección civil y órganos oficiales; 335 pantallas a residencias de mayores y 949 a servicios funerarios, varios y pequeños establecimientos.

 

El ICOVV junto con el Colegio de Odontólogos y el de Farmacéuticos, quiso también colaborar con la causa y entre todos ellos se financió un tubo necesario para la máquina láser que cortaba el plástico.

 

Vuelta al trabajo
En breve volverán a trabajar: el Ejército les ha encargado 10.000 unidades para tener en stock por si en noviembre se produce una segunda ola de contagios por Covid-19.

 

Reparto de EPI's

De otro lado y en cuanto a la distribución de mascarillas, a estas alturas el ICOVV hace ya algo más de dos semanas que concluyo su reparto. 

Durante esas semanas, con las sedes de los colegios cerradas para la atención al público y teletrabajando sus empleados por turnos, organizar la logística de miles de pedidos para cada clínica y/o colegiado fue, ciertamente, una labor árdua.


El ICOVV cerró su primer pedido el 17 de abril y sólo unos días después se distribuyeron 1.200 FFP2. El segundo, acordado en la misma fecha pero con un plazo de entrega superior por parte de la proveedora de 15 días para llegar al colegio y de otros tantos para organizarlos y expedirlos desde la sede a sus destinatarios, se culminó el pasado 15 de mayo: 10.200 FFP2 y 11.500 quirúrgicas. Además, se han regalado y está a punto de acabarse la distribución las 2.000 pantallas de protección producidas por los 'voluntarios de Cullera y Favara' y se trabaja en otra convocatoria con guantes y geles.