Gerardo Rojo, veterinario para todo y ante todo

gerardorojoEs cercano y muy popular. Pero, por encima de todo, es veterinario para (casi) todo y ante todo. A sus 67 años, repasar su intensa y polifacética trayectoria es incluso agotador. Es de ésas personas de quienes se concluye que deben disfrutar de días de más de 24 horas. El pasado 16 de septiembre en una ceremonia multitudinaria en el exterior del Monasterio de San Miguel de los Reyes, Gerardo Rojo recibió de manos de la consellera de Justicia e Interior, Grabriela Bravo, la condecoración de Oro de la Generalitat en reconocimiento a su labor de especial colaboración y apoyo al Cuerpo Nacional de Policía. Pero Rojo es mucho más que éso. Sólo semanas después, -el pasado 9 de noviembre- en el interior del templo pero en el mismo escenario monacal y en otra no menos solemne ceremonia, el colegiado del ICOVV fue reconocido también como ‘Académico de Honor’ por la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología y Humanidades (AICTEH).

 

Es el vivo ejemplo de la transversalidad de la profesión veterinaria. En septiembre, tras 30 años de servicios, era premiado en reconocimiento a su condición de veterinario decano de la Plaza de Toros de Valencia. Fue una de las 25 personalidades a las que la conselleria quiso distinguir con el máximo reconocimiento al mérito policial. Más recientemente, la AITECH (en la foto inferior, en el momento de recibir el diploma) lo grojotreshizo en “virtud de su destacada y meritoria labor académica, científica y profesional”,  según se lee en el diploma entregado por esta entidad académica dedicada al fomento de la investigación.
  

“El de la Generalitat es un premio individual pero este reconocimiento realmente se lo han ganado los nueve veterinarios de los tres equipos que trabajamos en magnífica armonía para dar el prestigio que acredita la Plaza de Toros de Valencia. Se lo merecen todos ellos y los que nos precedieron”, explica Rojo tras nombrar de memoria, uno a uno, los decenas de profesionales que durante estas tres décadas fueron sus compañeros.

 

Prestigio de la plaza
Los veterinarios como Rojo son designados con arreglo a sus méritos por la Dirección General de Interior para garantizar que el toro que se lidie sea apto, tenga el trapío necesario para una plaza de primera y no presente defectos. Ésa es la manera que tienen de defender el  “prestigio” de la plaza, siendo “serios, exquisitamente imparciales, luchando por nuestra independencia, muchas veces contra carros y carretas, porque los veterinarios somos los únicos cualificados para juzgar el estado del toro”. Y éso supone, en no pocas ocasiones, enfrentarse a toreros, empresarios o ganaderos. La medalla de Oro de la Generalitat reconoce ahora ésa autonomía e independencia del veterinario en la plaza encarnada en Gerardo Rojo (en la foto grojodosinferior, el momento de la imposición en el Monasterio San Miguel de los Reyes)


    Cuando se le pide hacer balance, responde contundente: “Me quedo con el orgullo de ser veterinario, de haber tratado de defender nuestra profesión y de situarla ante la sociedad”. Se refiere así también a otra faceta laboral muy particular, a sus prolongadas colaboraciones en radios (Radio Color, Antena 3, Radio Nou, 97.7...) trabajando durante lustros de la mano de periodistas como José Luis Tormo o Paco Nadal, siempre respondiendo dudas sobre Veterinaria.

 

En la clínica
Desde 1977 atiende también a su clínica de pequeños animales, un centro veterinario de barrio -en la calle Sueca de Valencia- donde hoy dirige un equipo con otros tres titulados más. “Funcionan casi sólos pero esta clínica es parte importante de mi vida y le sigo dedicando tiempo”, confiesa tras acabar de nadar disfrutando de la condición de jubilado que adquirió hace casi dos años. Sí, Rojo también tiene tiempo para hacer ejercicio y para tener pareja y ser orgulloso padre de tres hijos.

 

En el matadero o en el circo
Pero es que, además, este infatigable veterinario lleva “más de 40 años trabajando para la Administración”, confiesa para acto seguido detallar, otra vez de memoria y sin dudar, todos los municipios donde ejerció como veterinario titular: Torrente, Gandía, el Centro de Investigación de La Fe (con animales de experimentación) y la zona de Pobla de Vallbona, L’Eliana, San Antonio.... O como inspector en mataderos de Chelva -donde ejerció 18 años-, de Picassent, en Mercavalencia y en el de SADA, en Rafelbunyol, donde ya se retiró.


     Y quizá su faceta más exótica sea la referida a su colaboración en la atención a los animales de los circos que pasaban por Valencia hasta que llegó la prohibición: El Mundial, Wonderland, Roma...

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.