Los veterinarios alertan del peligro que supone la entrada sin control en la cadena alimentaria de 2.000 toros cerriles por temporada

fotobouswebEl Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV) alerta de la ame­­­na­za que supone para la seguridad alimentaria la entrada sin control en la cadena de los alrededor de 2.000 toros cerriles que cada campaña de ‘bous al carrer’ se sa­cri­fi­can tras celebrarse los festejos de este tipo. El CVCV lamenta, asi­mis­mo, las críticas de la Asociación de Defensa de la Tradición de los To­ros en la Calle con­tra la actuación de la Con­sellería de Agri­cul­tu­ra que, en el uso de sus competencias exclu­si­vas, está tra­tan­do de impedir tal cosa.

 

Efec­tivamente, la conse­llería está hacien­do cum­plir la legis­la­­ción al reclamar ciertos trámites y condiciones, que requieren de la pre­­sencia de un ve­te­ri­na­rio pa­ra que és­te reconozca el estado del animal y expida la au­­­­­torización sa­ni­ta­ria para el transporte, una guía que com­pleta la tra­za­­bi­li­dad del ani­­mal has­ta el ma­ta­­dero. A este respecto, el má­ximo representante de los ve­te­­ri­na­rios va­­­len­cia­nos, Francisco Beltrán Andreu, advierte que tal documento “no es un trá­mi­­te más, es algo esencial que debe ser expedido por un facultativo para ga­ran­ti­zar, entre otras cosas, la se­guridad de la car­ne y la ausencia de residuos que po­drían ser nocivos para los con­su­mi­dores de ése animal tras ser convertido en alimento”.

 

La actuación de la Administración se produce al poco de cerrarse la crisis ali­men­­­­taria desatada en Europa por la presencia de carne de caballo en pro­duc­tos eti­que­­tados como de ternera y en algunos pocos casos de ‘fenilbutazona’, un producto prohibido para équidos destinados a consumo humano. “Si la industria cárnica ha sa­li­do in­demne de esta crisis ha sido gracias al cumplimiento de la le­gislación, a la res­pon­­sa­bi­li­dad que han demostrado tanto la Consellería de Agricul­tu­ra como la de Sa­ni­tat en este asunto. En el caso valenciano esta regu­la­ción es si cabe más ga­ran­tis­ta en cuanto a las cautelas que se han de tener con los ani­ma­les que pasan de uso re­crea­­tivo a ali­men­­tario. De ahí que se entienda me­nos aún la vehemente reacción con­tra los vete­ri­na­rios y contra de la ac­tua­ción de Agri­cul­tura”, advierte Beltrán, quien insiste en que el coste de los honorarios de estos profesionales, ya sean em­pleados públicos de la con­se­­llería o los habilitados por ésta al efecto, “es ridículo, es una gota en el mar de una tra­dición que, según la Conse­llería de Gobernación, tiene un impacto de 48 mi­llo­nes de euros, máxime tratándose de materias de salud pública, sanidad y bienestar animal”.

 

La entidad que aglutina a los colegios de Alicante, Valencia y Cas­te­llón viene de­fen­­diendo desde hace años la necesaria presencia de un vete­ri­na­­rio en ca­da festejo. Su pretensión resulta coherente con lo establecido en el resto de leyes de este ti­po. En Madrid, Cas­­­­­­ti­lla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, An­dalucía, Aragón, Ca­­taluña, La Rioja y Navarra, esto es, en todas las regiones con tra­di­ción en festejos ca­lle­jeros, es preceptiva la presencia de al menos un veterinario. Beltrán advierte que “el em­pe­­ci­na­mien­to en la ne­ga­tiva a incluir una me­jo­ra tan simple nos separa del resto de las regiones, imposibilita el cumplimiento de la legislación y no ayuda a que los ‘bous al carrer’ sean declarados Bien de Interés Cul­tu­ral (BIC)”, meta en la que, como se re­cor­da­rá, se fracasó el año pasado.

 

El CVCV quiere matizar igualmente que es falso el dato es­gri­mi­do por la citada aso­­ciación, que viene sos­te­­niendo que los tribunales les otorgaron la ra­zón sobre la su­pues­­ta innecesariedad de un veterinario en tales festejos. La senten­cia aludida (STSJCV de 11 de marzo de 2004–Secc. Tercera de lo Contencioso-Ad­mi­­­nis­tra­tivo) no niega las ac­­­­tuaciones veterinarias previstas en la legislación, se limita a indicar que "no re­sulta ne­­ce­­­sario que el Decreto (el referido a la legislación au­to­nómica de ‘bous al ca­rrer’) rei­te­re o incorpore el contenido de esas disposiciones, al respetar el Decreto ese or­de­na­­mien­to jurídico". Y en este sentido, la referida regulación au­to­nómica, nacional y co­mu­­ni­taria es ta­xativa a la hora de reconocer el papel del veterina­rio tanto desde la pers­­­pec­tiva del bie­­nestar y salud animal y ya en el ámbito sanitario, como garante de la se­gu­­ri­dad ali­men­taria. Con todo, el CVCV cree que la mayoría de organizadores de fes­tejos no se oponen a que éstos se desarrollen con todas las garantías normativas, se muestra abierto a es­ta­ble­cer un diálogo constructivo entre todas las partes y considera que éste es tan sólo un primer paso en la definitiva normalización de esta tradición pa­ra contribuir así a mejorarla.

 

Ver nota del CVCV en pdf

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.