Los veterinarios se forman en gestión de residuos

residuosEl Colegio de Veterinarios de Valencia (ICOVV) celebró un curso para abordar de manera práctica y sencilla la normativa relativa a la gestión de residuos en centros veterinarios. La ponencia tuvo lugar el pasado martes, 6 de noviembre, y corrió a cargo de Gene Marco, de la compañía Stericycle (en la foto).

Marco explicó que en la Comunitat Valenciana los residuos sanitarios que pueden generarse por la actividad veterinaria se dividen en 4 grupos que vienen determinados por el tratamiento que el gestor hace de ellos. Los residuos del Grupo 1 y 2 son considerados no peligrosos. Por ejemplo, los del Grupo 1 (G1) son basura urbana o común, del mismo tipo que se puede generar en una vivienda, y deben segregarse en el contenedor normal. Por su parte, los del Grupo 2 (G2) aunque se generan en la práctica veterinaria al tocar al paciente, se consideran residuos sanitarios no específicos. Deben desecharse en una bolsa específica que debe ir identificada en el contenedor común.

 

Mientras, el Grupo 3 (G3) hace referencia a los residuos sanitarios específicos o de riesgo y son aquellos que requieren medidas especiales de recogida, transporte y tratamiento. En ellos se incluyen todos los generados por un paciente afectado por enfermedades infecciosas, agujas y material punzante, vacunas y residuos anatómicos. Existen dos tipos de contenedores para segregar estos desechos en el centro. Todo lo que corte o pinche debe ir un cubo amarillo o en un envase homolagado y hermético; el resto, puede depositarse en un contenedor habitualmente de color negro.

 

Por último, el Grupo 4 (G4) está compuesto por aquellos sujetos a requerimientos especiales desde el punto de vista higiénico y medioambiental. En este grupo se incluyen restos de sustancias químicas, residuos de laboratorios radiológicos, residuos citostáticos, medicamentos caducados, etc. Y existen distintos tipos de contenedores para la segregación de estos desechos dentro del propio centro veterinario.

 

Los G3 y G4 son considerados residuos de riesgo y como tales, precisan de unas medidas de almacenamiento específicas. La recogida de este tipo de residuos por parte de la empresa gestora debe hacerse como máximo cada 6 meses.

 

Obligaciones como pequeños productores de residuos

Los veterinarios, como pequeños productores de residuos tienen unas obligaciones legales y administrativas que deben cumplir. El primer paso será realizar la inscripción en el registro de pequeños productores de la Comunitat Valenciana. Con él obtendremos el NIMA (Número de Identificación Medio Ambiental) y con este código se podrá solicitar la gestión de los desechos a una empresa autorizada.

 

Además, los residuos deben depositarse en los envases homologados para tal fin y deben estar debidamente etiquetados. El centro debe disponer de un espacio adecuado para su almacenamiento y debe contar con un libro de registro en el que dejar constancia de la cantidad, naturaleza, origen, transporte, destino y método de tratamiento de los residuos por orden cronológico.

 

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.