La denuncia del ICOVV contra un falso dentista equino desata otros cuatro juicios por intrusismo

veteequinoCon conocimientos de odontología o sin ellos, poco importa: realizar cualquier acto clínico con animales requiere de la titulación de Veterinaria y de la correspondiente colegiación. Algo tan simple fue cuestionado en un evidente caso de intrusismo acontecido en la Ribera, donde un falso ‘dentista equino’ -así ‘vendía’ literalmente sus servicios en internet- fue denunciado por el Colegio de Valencia (ICOVV), pillado in fragranti por el Seprona en octubre de 2013 y conde­na­do por tal motivo en mayo de 2015. Aquel caso, las investigaciones realizadas por personal contratado por el ICOVV, la sentencia condenatoria posterior y las evidencias que permitían pensar que no era un hecho aislado posibilitó el inicio de una línea de actuación colegial a nivel nacional. Y esta política ya ha dado sus frutos: dos condenas por tal motivo en 2017; una tercera pendiente de resolución en la que el acusado ha aceptado ya los cargos y un cuarto proceso en el que ya se siguen diligencias penales contra otro presunto intruso.

 

 

Las dos condenas referidas, ambas recurridas, fueron dictadas por el Juzgado de lo Penal Número 1 de Bilbao el pasado 11 de septiembre y por el Juzgado de lo Penal número 6 de Málaga, el 13 de octubre. En ambos casos, los falsos dentistas equinos tuvieron que asumir, más allá de las correspondientes multas, las costas del proceso. En el tercer caso, para el que sólo se espera la resolución del mismo por parte del Juzgado de lo Penal de Alcalá de Henares, además de asumir las costas, el supuesto odontólogo ha aceptado ya la condena de seis meses de prisión. Así, consta, de hecho, en un escrito remitido al ICOVV por el Consejo General de Colegios Veterinarios de España (CGCVE), que ha sido quien ha interpuesto las querellas tras las denuncias presentadas por los colegios.

 

 

 

En última instancia y como se avanzaba, existe un cuarto proceso por un caso análogo, también en el referido municipio madrileño, en el que su Juzgado de lo Penal número 2 ha señalado la vista del juicio para marzo.

 

 

 

Cualquier acto clínico

 

En el decisivo proceso impulsado en 2015 por el ICOVV, la cuestión sobre la cualificación necesaria para ejercer de dentista con caballos se zanjó de forma contundente. El colegio y la Universidad Cardenal Herrera-CEU confirmaron que el “único título que capacita para un acto clínico sobre un animal es el de Licenciado en Veterinaria” y que actividades como las del encausado “sólo pueden llevarse a cabo” acreditando tales estudios superiores y “estando colegiado en algún colegio del territorio nacional”, recogió literalmente la sentencia.

 

 

Es más, en aquel fallo se aclaró que “de conformidad con el Plan de Estudios aprobado por el RD 1384/1991 y la Orden ECI 333/2008, cualquier acto clínico, incluyendo la exploración clínica del animal, actuaciones relacionadas con la psicología- etología, fisioterapia u odontología entre otras, sobre cualquier animal consistente en prevenir, diagnosticar, curar o aplicar tratamientos médicos o quirúrgicos, se requiere la condición de veterinario”.