Aprendiendo de los errores en las patologías digestivas más frecuentes

agujaAtendieron el caso remitido para extraer varios cuerpos extraños del perro de un colega veterinario. En la consulta, el facultativo preguntó si el animal estaba desparasitado y el propietario contestó con un sí rotundo. Y se ratificó en ello varias veces. Se practicaron diversas pruebas no concluyentes. “El interrogatorio no fue exhaustivo, se inquirió por si se había desparasitado pero no por el antiparasitario concreto -que era de espectro medio- y durante la exploración, tampoco se realizaron análisis coprológicos. La patología de base era parasitaria y debido a un fenómeno de pica, el animal había ingerido los cuerpos extraños”, explica refiriéndose a uno de los 20 casos clínicos que José Manuel Martínez Gómez-Rodulfo expuso en cada una de las dos sesiones (el 6 y el 27 de junio) del curso ‘Enfermedad digestiva en la clínica de pequeños animales’. El veterinario encargado de la acción formativa organizada por el Colegio de Valencia (ICOVV) es taxativo a este respecto: “Podría decirse que la correcta realización de la anamnesis y de la exploración nos proporcionan hasta el 80% de la información que necesitamos para hacer un diagnóstico y un tratamiento certero”.   
 
   Lo remarca, paradójicamente, quien pasa por ser un especialista en endoscopia y cirugía de mínima invasión en pequeños animales. “Hay que recurrir a estas técnicas cuando es estrictamente necesario porque, si no se actúa así y se hacen por sistema, al final, generas desconfianza entre quienes te remiten los casos”, matiza Martínez Gómez-Rodulfo. Y para muestra un botón, o mejor, lo acontecido en otro de los casos expuestos: el de una costurera que apreció dolor en su perro cuando comía. Ésta se lo llevó de urgencias y el veterinario, después de hacerle una placa, descubrió que, efectivamente, el animal tenía una aguja en la parte proximal del cuello. Tras descartar hacer una mayor exploración, el facultativo lo derivó a un especialista para hacerle una endoscopia. “Sólo necesitaba sedación porque, a simple vista, se veía la aguja en la mucosa oral y con un portaajugas y una luz frontal se logró extraerla sin dificultad”, aclara. 
 
Ordenado, con las preguntas incluso por escrito    
Aunque la endoscopia es un procedimiento excelente tanto para la extracción de cuerpos extraños como para el diagnóstico en la enfermedad digestiva, el especialista insiste en la conveniencia de aplicar un protocolo “ordenado, a veces con las preguntas incluso por escrito” para así obtener del propietario la información clave con la que también orientar mejor la necesaria exploración previa del animal. “En ocasiones, quizá pecamos de precipitación a la hora de someter al perro o gato a pruebas (TAC, resonancia, endoscopias...) que podrían incluso ser innecesarias o sólo complementarias a la anamnesis y a la exploración, que son las que nos podrían dar más pistas para hacer un buen diagnóstico de la dolencia digestiva”, reitera. 
 
   La clave para hacer las preguntas más pertinentes, más allá de la teoría enseñada en la facultad y del plus que siempre otorga la experiencia clínica, sería “atender a los síntomas (vómitos diarreas...), dedicarle el tiempo suficiente para obtener la información y realizar la exploración previa. Las pruebas vendrán después, sólo si son necesarias, como complemento o para confirmar”, concluye.

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.