Mosquitos, el nexo veterinario entre la salud pública y la sanidad animal, a debate en el ICOVV

vectoresLos flebotomos como transmisores de la Leishmaniasis o las ga­rra­patas y pulgas para otras tantas enfermedades parecían ser, hasta no hace de­ma­siado tiempo, la excepción que confirmaba la norma en cuanto a la implicación profesional del ve­te­ri­na­rio por conocer los insectos vectores de zoo­no­sis y de enfermedades preemergentes. La irrupción del mos­quito tigre (Aedes albo­pic­tus) y los ca­sos aislados de Chikungunya, de la mosca negra y las mo­lestas reacciones alérgicas que pro­vo­can sus picadas en mascotas y personas o el 'reverdecer' de casos im­por­ta­dos de Encefalitis del Oeste del Nilo contagiada también por mosquitos de la familia Culicidae han al­te­rado la per­cep­ción que los veterinarios tienen a este respecto. "El problema está ahí y no nos toca tangen­cial­men­te", dijo el pasado 11 de mayo en la inauguración de las 'Jornadas Téc­ni­cas sobre Mos­qu­i­tos y Flebótomos de Interés en Salud Pública y en Sanidad Animal', Mi­guel Artola, secretario del Colegio de Valencia, que co-orga­nizó el evento con la Asociación de Ve­te­ri­narios Mu­ni­ci­pales. El presidente de esta última, Juan Carlos Ortiz, quien clausuró las charlas, confirmó esta evidencia: "Somos profesionales sanitarios directamente conectados con la sa­ni­dad ani­mal y en estos problemas de salud pú­bli­ca debemos tener un papel muy relevante, aun­­que su tra­tamiento deba de ser multidisciplinar".

 

    Efectivamente, los métodos de detección y de control de focos de estos vectores son competencia estrictamente local, de ahí el protagonismo que en este terreno debe ganar el ve­terinario mu­ni­ci­pal . "Pese a que es un tema que nos atañe, en cierta medida nos seguimos mo­viendo a golpe de titular y era necesario ser proactivos en esta materia, prepararnos es­pe­cí­­ficamente porque es un espacio que los vectoresdosveterinarios debemos ocupar, aunque de forma compartida", aclaró Ortiz (en la foto de la izquierda junto a Miguel Artola, del ICOVV). Así se entiende que Valencia fuera incluida en la ronda de jornadas de este tipo ya desarrolladas en Madrid, Barcelona, Murcia y, en breve, también en Huesca, Cádiz, León, Alicante o Castellón. Así se entiende, de igual manera, que entre el  numeroso pú­bli­co congregado en el salón de actos colegial figurasen también algún que otro médico epi­de­mió­logo, biólogo y entomólogo.

 

Vectores y enfermedades asociadas

Javier Lucientes, del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, repasó la biología de los principales insectos vectores, sus ciclos y las enfermedades asociadas. El experto, en la línea de lo ma­nifestado por sus predecesores en el uso de la palabra, comenzó por destacar el principio One health, One future, One Planet como guía para planificar la lucha contra este tipo de insectos, algo que viene refrendado por el hecho objetivo de que el 75% de las enfermedades emergentes sean transmitidas de los animales a los humanos.

 

"Ya no hablamos pues de vectores transmisores de raras enfermedades en zonas aisladas, hablamos de vectores que se han acomodado a las zonas urbanas muchas veces",  especificó Lucientes para referirse acto seguido a los ejemplos antes citados.

 

Machos estériles

Especialmente innovador e interesante resultó ser el proyecto ya en desarrollo que está im­plementando la Conselleria de Agricultura para el control, a través de la Técnica del Insecto Es­téril (TIE), del Aedes albopictus. Fue otro veterinario, en esta ocasión el subdirector general de Agri­cul­tura y Ganadería, Vicent Marzà, quien expuso el programa que este año se está ultimando para extender en 2018 el éxito ya logrado gracias al TIE en la lucha contra la Ceratitis capitata en la producción de cítricos y otros frutales al control urbano de la población del mosquito tigre. "El bajo rango de dispersión natural de la especie, el decrecimiento estacional de las poblaciones y la asumible y eficiente cría masiva y suelta de ejemplares hace a esta técnica una solución ideal para el control biológico del moquito tigre", explicó Marzà.

 

El Grupo Tragsa, que opera la planta productora de machos estériles de Caudete (Albacete) como asistencia técnica de la Generalitat -con capacidad para producir 500 millones de pupas por semana- participa junto al Consell en un proyecto coordinado por la FAO y la IAEA, para la investigación de métodos de separación de mosquitos por sexo con el objetivo de hacer po­si­ble la aplicación del TIE. Este método de control biológico consiste en la cría de insectos macho de la misma especie a combatir, que son esterilizados mediante irradiación y posteriormente li­berados masivamente en el área de actuación. Estos machos marzadosestériles se aparean con las hem­bras para lograr que los huevos puestos por éstas sean inviables. Recientemente, la em­pre­sa pública presentó un dispositivo capaz de diferenciar, mediante visión artificial, ma­chos y hembras de mosquitos tigre para así eliminar estas últimas mediante rayos láser. Una técnica que ya ha sido también desarrollada para la lucha contra este mismo vector con indudable éxi­to en La Reunión (Francia), en Italia -donde en dos años ha reducido su población un 70% o en China pero que también se aplica para el control biológico de otros mosquitos como el  Aedes polynesiensis en la Polinesia francesa, moscas como la del melón en Japón o gusanos como el barrenador del ganado (en México o Libia)

 

Según detalló Marzá (en la foto de la izquierda), durante el presente año se está trabajando en la monitorización y se­gui­miento de poblaciones del mosquito tigre, en perfilar la dosis necesaria de irradiación para lo­grar la esterilidad, en ensayos sobre la competitividad de la cópula, en definir los parámetros de calidad (peso de la pupa, longevidad bajo estrés, habilidad del vuelo...), en la dispersión y el equipamiento...para asegurar el éxito de la primera liberación y su monitorización posterior, que se dará en 2018.

 

Control público e individual 

El también veterinario Rubén Bueno Marí, director Técnico Lokimica -empresa que, entre otras grandes urbes asesora en la lucha contra este mosquito al Ayuntamiento de Valencia- centró su exposición en el control de vectores en general y en el del Aedes en particular. "La ausencia de vacunas para enfermedades como el Dengue, el Zika o el Chikungunya y la inexistencia de un tratamiento específico que reduzca el tiempo de viremia, obliga a evitar o reducir el con­tac­to con el vector. Son problemas de salud pública que fuerzan a las autoridades a diseñar pro­gramas de lucha antivectorial y a concienciar a la ciudadanía sobre cómo autoprotegerse", comenzó explicando para acabar detallando los diferentes métodos de monitorización  (trampeo para la captura de huevos, larvas, pupas o insectos adultos) y de vigilancia vectorial.

 

Centrado ya en el caso concreto del mosquito tigre, Bueno Marí (en la foto inferior izda) coincidió en describirlo como un vector ya "plenamente urbano" cuyas hembras buscan pequeños sitios que se puedan inundar de agua, de ahí que una de las actuaciones más recurrentes sea el uso de diferentes  larvicidas en los imbornales.

 

"Conviene advertir a los ciudadanos sobre su detección para que estos espacios con pequeñas cantidades de agua encharcada sean vaciados (al menos cada tres días) e impedir que las larvas puedan prosperar", insistió. Tirar el agua almacenada de los bebederos, de perros y ga­tos, de los baños para pájaros o rubenbuenotortugas, de pozales (incluso los del aire acondicionado de las casas), de los plásticos que estén al aire libre y en los que tras llover se pueda depositar algo de agua, de la basura, de las macetas o macetones, cerrar con mosquiteras o tratar los imbornales particulares, tirar insecticida en los coches antes de iniciar el desplazamiento con animales, mantener las piscinas bien cloradas... fueron algunos de los consejos prácticos que se con­cretaron en el transcurso de la charla.

 

Control de arbovirosis en Barcelona

En esta misma línea, Tomás Montalvo Porro, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), explicó el modelo implementado en la ciudad condal para controlar estos vectores y de esta manera el impacto de arbovirosis como las citadas. Una de las primeras detecciones en grandes urbes del Aedes  Albopictus se produjo en 2005, precisamente en esta ciudad. El reto de frenar su expansión era especialmente complicado: en algo más de 100 km cuadrados se albergan 1,6 millones de habitantes con importantes flujos de turistas o inmigrantes, con 73.000 imbornales y 320 fuentes potenciales criaderos del insecto y un clima especialmente proclive para su reproducción.

 

"Uno de los objetivos principales del programa que implementamos es determinar las áreas potenciales de actividad del vector, mediante la recogida de datos sobre la presencia del mosquito", explicó Montalvo. Así, cada año, entre los meses de abril y noviembre, se lleva a cabo una vigilancia continuada de los puntos de riesgo, de las áreas en las que se detectó actividad del insecto en la temporada anterior y se consideran las incidencias ciudadanas -cuya transmisión se vió ostensiblemente mejorada tras sumarse, como en el caso de Valencia, al proyecto Mosquito Alert, una aplicación móvil de igual nombre que permite a la ciudadanía avisar de la presencia del mosquito tigre.

 

La constante aparición de casos importados de dengue, chikunguña y recientemente de fiebre del Zika en Cataluña, junto con la detección de casos autóctonos en Francia, muy cerca de la frontera, "pusieron de manifiesto la necesidad de establecer protocolos que incluyan acciones de vigilancia virológica, detección precoz y confirmación diagnóstica rápida de los casos –así como una buena vigilancia entomológica y animal para determinar su nivel de riesgo para la salud humana– e instaurar medidas de intervención inmediatas", dijo Montalvo. En tales cir­cuns­tancias en 2013 -según explicó- la ASPB, con la colaboración del Hospital Clínic de Bar­ce­lona, puso en marcha un proyecto piloto de vigilancia de arbovirosis para reducir su riesgo de transmisión. El buen funcionamiento del proyecto, junto con la publicación por parte de la Ge­neralitat del Protocolo para la vigilancia y control de las arbovirosis transmitidas por mos­quitos, hizo que en 2014 se implantara este sistema de vigilancia en todo el territorio catalán, en coordinación con los diferentes agentes implicados.  "Para el éxito de estos programas es imprescindible la coordinación de todas las partes implicadas, es decir, entomólogos, sanidad animal, epidemiólogos, clínicos y virólogos", remarcó Montalvo

 

Pintura microencapsulada, patente valenciana

La hoy ya popular e internacional tecnología de las microcápsulas poliméricas implementada por la investigadora valenciana, Pilar Mateo y la empresa por ella fundada, Inesfly Corporation, fue en esta ocasión explicada por Jesús López Ferre, el director técnico de tal firma. Las microcápsulas introducidas en pintura o pinturalaca liberan los principios activos de una forma progresiva, de tal manera que, cuando se va eliminando las diferentes capas de pintura, se va exponiendo la misma cantidad del insecticida sobre la superficie.

 

El producto ya ha demostrado su eficacia como método de control alternativo tanto para el Aedes aegypti como para el albopictus (vectores del dengue, Chikungunya y Zika) y su principal virtud es que,  al ser de liberación lenta y permitir llevar en suspensión insecticidas, acaricidas y reguladores del crecimiento de insectos, repelentes, atrayentes o aceites esenciales-  no es necesario tratar muchas veces y así se puede evitar el riesgo de que los mosquitos creen resis­ten­cias.

 

Leishmaniasis canina

La intensa jornada también dio de sí para abordar temáticas más propiamente 'clinicas' vinculadas, claro está, a enfermedades transmitidas por vectores. Fue el caso de la charla sobre' Inmunoterapia de la leishmaniasis canina' pronunciada por Miguel Llamas Matías, gerente de Diomune. Llamas caracterizó esta enfermedad endémica del mediterráneo, que se estima afecta a casi medio millón de perros  que podrían estar infectados tras el contagio por el mosquito Flebotomo pero de los que sólo un porcentaje del 5% desarrollan la enfermedad.  Acto seguido, expuso las circunstancias en las que un veterinario, una vez diagnosticada la patología y tras cumplir sin éxito  un ciclo terapéutico con fármacos leishmanicidas o leish­maniostáticos, puede optar por la autovacuna.

 

Apostar por esta opción, según apostilló Llamas, servirá para "potenciar la respuesta inmunitaria del paciente mejorando el cuadro clínico, reduciendo la gravedad de los signos y, eventualmente, permitiendo que la mascota vuelva a ganar en calidad de vida". El tratamiento tiene que solicitarse a la empresa, remitiendo el examen clínico (a  partir de una muestra de aspirado de ganglio) y tras su análisis, se remite el tratamiento individual para el perro solicitado.

IMAGEN ORGULLOSOS - pequeo

logoSpot.pequeo

Revistas CVCV y Boletín ICOVV

Vea nuestras últimas publicaciones de forma interactiva desde aquí.

CALENDARIO
loader
reclamaciones

Acceder a Reclamaciones y Denuncias

pedidos

Haga su pedido desde aquí

contactoMAPA

Avda. del Cid, 62, 1º - 46018 Valencia
Tel: 34 96 399 03 30 - Fax: 34 96 350 00 07

Horario de verano (15Jun. - 15Sept.): de 8:00 a 15:00

Horario de invierno (16Sept. - 14Jun.): De lunes a jueves de 8:00 a 18:00 y Viernes de 8:00 a 15:00

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.